Wikileaks: “Un momento extraordinario en el periodismo”

Según puede leerse en su Web, Wikileaks es una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es ofrecer al público las noticias e información que les llega por diferentes vías de “forma innovadora, segura y anónima”. Entre sus principales actividades se encuentra la publicación de material original así como sus propias historias y noticias para que tanto “lectores como historiadores pueden ver la evidencia de la verdad”. ¿Periodismo, altruismo, riesgo para la seguridad del estado, democracia 2.0? Las preguntas y sobre todo las críticas arreciarán a partir de mañana. Lo cierto es que la pasada madrugada Wikileaks ha dado una vuelta de tuerca al proceso de transformación que vive el mundo de la información.

Ayer alrededor de la media noche, la Red comenzó a arder cuando se supo que, una vez más, Wikileaks había filtrado más de 400.000 nuevos documentos clasificados sobre la Guerra de Irak. La noticia saltó cuando 30 minutos antes de la medianoche la propia Wikileaks anunció a través de twitter que Al Jazzera se había saltado el embargo que habían acordado para que todos los medios que disponían de la información la publicaran a la misma hora.

A partir de ese momento, los principales medios del mundo comenzaron a publicar parte de la ingente cantidad de información y datos facilitada hace 10 semanas por Wikileaks. Pese a que la web de Wikileaks estuvo caída desde que se conoció la noticia, la información gracias a twitter y a las redes sociales corría como la pólvora. Wikileaks, una vez más, marcaba la agenda global, como señalaba Alan Rusbridger director de Guardian “Un momento extraordinario en el periodismo”.

A modo de resumen rápido cabe destacar el análisis y cobertura que ha llevado a cabo tanto Guardian como NYT, Spiegel o LeMonde, periodismo en estado puro en la era de Internet. ¿Quién aseguró que la información en Internet no permitía el análisis?. Pocas veces se es consciente de que algo importante está sucediendo y que al día siguiente el mundo de la información será diferente. Seguramente todas las televisiones del mundo comiencen mañana sus informativos con la noticia, pero la revolución ya habrá comenzado y no estaban allí...


3 opiniones en “Wikileaks: “Un momento extraordinario en el periodismo””

  1. Pepe, te prometí pasarme por aqui, asi que visito tu casa. Wikileaks está bien. Si no hubiera existido, teníamos que inventarla. Necesitamos toca-pelotas que se salgan del rebaño. Cuando eso ocurre, entonces el rebaño lo es menos, porque rompe la absurda disciplina. Sí que avanzaría un deseo: que Wikileaks no entre en las dinámicas absurdas de las exciusivas que tanto gustan al periodismo. Espero que sea algo mas serio.
    un saludo,
    Amalio

  2. Hola Amalio
    gracias por pasarte. Wikileaks es un síntoma de los cambios y alternativas que presentan los nuevos modelos de información. Pero no se nos escapa que existe el riesgo de que cometa los mismos errores que critican y a la larga lastren su credibilidad por ejemplo con la falta de transparencia…
    salu2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *