La Tv se reinventa


Han hecho falta sólo unos meses para confirmar que Steve Jobs iba de farol cuando aseguraba que para Apple la Tv no era más que un hobby. A nadie se le escapa que la Tv enchufada a Internet será una de las mayores fuentes de ingresos en los próximos años para la industria tecnológica. Por ello, nadie podía creerse que Apple iba a quedarse fuera de este negocio a pesar del fracaso inicial de Apple Tv.

El anuncio del relanzamiento de Apple Tv va a acelerar el proceso de cambio en el que se ve inmersa la Tv. La respuesta de la competencia no se han hecho esperar. Justo al día siguiente del anuncio de Apple, Amazon daba a conocer su nueva oferta de alquiler de series de TV y Google anunciaba, antes de lo previsto, la fecha de lanzamiento de su esperada Tv a la carta que podría estar disponible al menos en los EEUU este mismo otoño.

Mientras que Apple y Amazon apostarían por una estrategia basada en el alquiler de series y películas, Google lo haría, como viene siendo habitual, por un modelo de gratuidad basado en explotar su innovadora tecnología publicitaria. A este escenario habrá que sumar los movimientos que en los próximos meses efectúen los portales de vídeo online como Hulu o Netflix y otros nuevos agentes como los fabricantes de videoconsolas, como es el caso de Sony, que pueden verse amenazados por la llegada de Google TV. La experiencia de lo que ha ocurrido en otras industrias como la prensa o la música ponen de manifiesto que estamos en la antesala de los cambios más importante de la historia de la Tv.

Si Google extiende el éxito de su modelo publicitario en la web a la Tv, el sistema publicitario televisivo quedaría fulminado en poco tiempo. Si un usuario accediera indistintamente a la TV o a Internet desde su televisor, los precios de la publicidad en Tv caerían en picado con la consiguiente reordenación del sector en dos posibles vías:

1. La migración de una parte importante de la inversión publicitaria de la Tv hacia Internet.

2. El auge de modelos de pago de contenidos audivisuales: series, películas y retransmisiones en directo.

Sin embargo, la convergencia de la Tv hacia Internet será algo más lenta que en otros sectores. La necesidad en cualquier caso de un nuevo decodificador o de nuevos aparatos de TV ralentizará su difusión masiva. Por ello, las Tv tradicionales disponen de un tiempo precioso, que no tuvieron la prensa o la industria discográfica, para adaptar sus estrategias y negocios al nuevo escenario convergente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *