El contenido audiovisual sigue siendo el Rey

Los cambios que anticipaba la llegada de la denominada ‘Televisión inteligente’, con Google TV como punta de lanza, parece que aún están por llegar.  Tras más de un año y medio desde su anuncio, Google TV sigue siendo un servicio minoritario que no acaba de despegar. Pero no es el único. Como acabamos de saber, Apple TV era uno de los pocos proyectos de los que  Steve Jobs no estaba plenamente satisfecho.

Ni siquiera los todopoderosos Google o Apple han sido capaces, hasta la fecha, de impulsar la convergencia en el mundo de la televisión. Y es que el audiovisual es el medio más complejo e impenetrable. Si bien es cierto que en los últimos cinco años se han producido más cambios que en los primeros 5o años desde su nacimiento, la gran transformación que debería significar la irrupción de la convergencia tecnológica no termina de materializarse.

Mientras las discográficas y, en gran medida, también la prensa cedieron con la digitalización el control de la distribución y, por tanto, su papel de intermediación, en el audiovisual las majors y las TVs mantienen gran parte del control.

Google TV fue el primer gran intento por alterar esta situación. Su estrategia de ‘TV inteligente’ parecía sobre el papel perfecta: transponer su modelo de Internet a la “caja tonta”, convirtiéndose en la puerta de entrada a todos los contenidos audiovisuales y hacer caja a través de su publicidad contextual. En definitiva, controlar la distribución desde una doble perspectiva, mediante el hardware, a través del dispositivo, y, con el buscador, para jerarquizar y organizar. Con lo que no contaba Google era con la oposición de las majors. Éstas siempre han sido conscientes de que ceder el control de la distribución de los contenidos, su bien más preciado, a coste cero, les hubiera llevado a a sumarse a la lista de sectores en reconversión.

Por ello a Google, que como es sabido cuenta con una abultada chequera, no le ha costado en prenda dar un importante cambio en su estrategia audiovisual apostando por YouTube como generador de contenidos. Ya nadie puede tener grandes dudas acerca de que Google es también y, cada vez más, una empresa de contenidos. A la adquisición el pasado mes de marzo de Next New Networks  habría que añadir los acuerdos con terceros por valor de más de 1000 millones de dólares para crear contenidos originales para YouTube. A pesar de que Google lleva años asegurando que no es una empresa de contenidos  está abocada a parecerse cada vez más a un proveedor de cable con multitud de contenidos y canales.

La carrera por posicionarse en el sector de los contenidos audiovisuales no ha hecho más que empezar. Yahoo! y la cadena de televisión norteamericana ABC, propiedad de Disney, han cerrado un acuerdo para ofrecer contenidos de manera conjunta y simultánea. Por su parte Microsoft acaba de anunciar sus planes, en colaboración con los principales creadores de contenidos, para “lanzar la próxima generación de TV de entretenimiento Xbox LIVE” y así un largo etcétera. Y es que en la lucha por el empoderamiento entre creadores y distribuidores el contenido audiovisual mainstream, sigue siendo el Rey.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 opiniones en “El contenido audiovisual sigue siendo el Rey”

  1. Ojo a ese gráfico que salió malito: se olvidó de Fox. Lo admitieron sus autores en el sitio original y no sé si lo han corregido.

    De todas formas, si te fijas, todos los propietarios de infraestructura, dispositivos o tráfico siguen llamando a los mismos: Disney, NBC o, si te pasas a televisión, como en el caso de los famosos canales de Google, Fremantle, etc. La pregunta es cuando las cadenas convencionales (free to air o paytv) pueden verse amenazadas porque el contenido que atrae al gran público se va a otro sitio. Yo creo que tardará… pero los ritmos de cambio hoy día son brutales. Cabe especular con compras e integraciones, como ha hecho Comcast con NBC Universal: controlan contenido y tienen los mecanimos para evitar canibalizaciones de sus modelos clásicos por modelos de subscipción mucho más baratos como el de Hulu.

    1. No, no lo han actualizado ;(
      Tu lo has dicho “la pregunta es cuando las cadenas convencionales pueden verse amenazadas porque el contenido que atrae al gran público se va a otro sitio”, ese otro sitio puede ser Facebook? de eso hemos discutido con anterioridad, no parece aunque esa sea su intención. Veremos cómo evolucionan los Hulu, Netflix, Voddler, etc. Seguiremos atentos a la pantalla

  2. Facebook? Uno más. No creo que llegue a crear una experiencia de consumo tan potente como un especialista, otra cosa es que conecte. Pero para mi el esquema es este: al final, cualquier contenido será encontrable desde cualquier sitio, y quien lo tiene, procurará que todo los sitios donde se monetiza le sean favorables. Los pequeños productores, como siempre, necesitarán uno más grande para que les ponga en el mapa y los grandes impondrán sus condiciones. También influye el coste de ancho de banda: si se vuelve asumible para cualquiera, incluso el más pequeño puede trabajarse su audiencia por si mismo para llevarlo a su propio entorno y guardar el máximo de ingresos o crear una posición de negociacion que le permita un mejor trato con los grandes canales. La cuestión, al final, reside en dónde se construye la audiencia: si la puedo crear, como ahora, con publicidad en medios convencionales, pr y banners, facebook tiene poco que ofrecerme: la gente ya sabe qué título quiere ver y, si quiere tenerlo, a pasar por el embudo del titular. Si, para hacer lo mismo, necesito imperiosamente de Facebook, el balance cambia.

    Pero pensemos que en comercio de películas nos vamos a un escenario de hipersaturación: aquí va a querer venderlas todo el mundo, también las teles normales. Ante tanta oferta, veremos qué sucede porque las promesas de consumo social son muy líquidas: no hace falta estar en un sitio para hacer saber a tus amigos que la estás viendo.

  3. Tengo un Apple TV y la idea es buena, cada vez habrá más acceso a contenidos web desde TV y dispositivos directamente conectados; pero es un gadget demasiado cerrado que sólo adquiere atractivo cuando se Jailbrea y puedes ver MKV y hacer más cosas. Lo mejor: XMC, BOXEE y contenidos de Youtube. Coincido en que terminará siendo proveedor de contenidos, pero para entonces muchos más especializados podrían adelantarle sin ser comprados por el gigante.

    La TV a la carta del futuro para muchos no reside en grabar contenidos desde Ono Tivo o HD Digital +, es mejor Yombi o directamente accesos desde la red. Quien consiga posicionarse al nivel de lo que Google es hoy en búsquedas y publicidad, mirará al resto desde una posición quizás no tan dominante pero sí tremendamente poderosa. El futuro es audiovisual, gran frase que creo que es cierta aunque las letras tengan también algo que no se puede igualar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *