La economía de la nube. I

La semana pasada se celebró en Madrid la tercera edición del Foro Internacional de Contenidos Digitales. Durante tres días un gran número de asistentes han debatido sobre el presente y futuro de la industria de contenidos digitales. En el Foro han estado representados todos los sectores implicados, desde la TV a los videojuegos, pasando por los medios digitales, la educación o las redes sociales.

En la mayoría de las charlas y ponencias sobrevuela una misma pregunta: ¿cual será el modelo de negocio de la web?  es decir, ¿cómo se va a pagar la fiesta?. La crisis económica ha evidenciado que Internet sigue siendo, un medio inmaduro en el que todavía se están construyendo las reglas del juego pero en el que empiezan a vislumbrarse las grandes líneas de futuro. No obstante, a lo largo de la corta historia de Internet hemos asistido a tres etapas que paulatinamente han ido configurando el modelo de negocio  de la web y que podría definirse como la economía de la “nube”:

  • La economía del acceso.

Representa la fase inicial y corresponde al primer eslabón de la cadena: el pago por acceder al mundo digital. El peaje necesario que abre la puerta de entrada de la Red. Esta vía, la más fructífera hasta el momento, sigue estando dominada en su mayoría por los operadores de telecomunicaciones, poseedores de las redes, tanto fijas como móviles. Hay que recordar que en los años 90, el interés por convertirse en ISPs llevó a muchos operadores a realizar compras multimillonarias que aceleraron la burbuja .com y su posterior estallido. Superada poco a poco la era del acceso al haberse convertido en una comodity,  aparecen nuevos agentes que dan lugar a la economía de la atención. Sin embargo, en estos momentos asistimos a la “segunda ola” del acceso de la mano de Intenet móvil.

  • La economia de la atención.

A medida que la web crecía, primero Yahoo y más tarde Google, comprendieron que la segunda ventana de acceso a la Red sería para el que pudiera encontrar y ordenar la ingente cantidad de información que se iba creando.  Nacía la era de los buscadores y con ella la economía de la atención, en la que Google supo como nadie, cómo rentabilizarla. El éxito de Google, como se ha contado en innumerables ocasiones,  no fue sólo crear el mejor buscador hasta ese momento, sino comprender cómo dar valor a la atención de los usuarios y de los anunciantes a través de Adwords, su servicio de publicidad contextual.

  • La economia  de la recomendación y anticipación.

En convivencia con las anteriores, comienza a consolidarse la tercera fase: la economía de la recomendación y de la anticipación. Si bien es verdad que estamos en su estado más inicial, dominado
por la “agregación”, paulatinamente irá dando lugar a un mayor grado
de complejidad a través de servicios de personalización, recomendación,
actualización  e incluso anticipación de las necesidades del usuario.
La economía de la nube estará asociada a la monetización de nuevos servicios asociados a la personalización, recomendación, y por su puesto a la capacidad que ofrece la nube para su constante actualización de todos ellos.

En este escenario los nuevos dispositivos, smartphones, netbooks, lectores de ebooks, etc, etc, etc. se van a convertir en la palanca del cambio de la nueva economia de la nube. Los movimientos de los grandes de Internet para tomar una posición estratégica en este campo así  parece ponerlo de manifiesto.

7 opiniones en “La economía de la nube. I”

  1. Muy interesante las tres economías de la nube, imagino que las redes sociales verticales como “mi nube” están consideradas en la economía de la recomendación y anticipación o me equivoco?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *