Economía de la nube IV. Personalización y recomendación

A medida que nos adentramos en el nuevo ecosistema de la nube, se van perfilando rápidamente, los nuevos servicios y aplicaciones que demandan los nuevos hábitos de consumo en un entorno de sobre-abundancia de contenidos. El acceso a estos contenidos desde dispositivos móviles, smatphone, tablets, e-readers, etc. están impulsando nuevos servicios que permiten y facilitan un mayor grado de personalización. En los últimos meses han aparecido una serie de aplicaciones que mejoran y facilitan la agregación y personalización de la información. Aplicaciones como FlipboardLivestand, Pulse, o zite  que se están convirtiendo, apenas unos meses después de su nacimiento, en herramientas fundamentales para aquellos usuarios que exigen un mayor grado de personalización para acceder solo a información y contenidos relevantes.

El efecto e influencia de las tabletas parece incuestionable, vemos como día a día va creciendo, dando lugar a una paulatina ipadificación de la Web. Modelos de agregación y/o personalización, como las que ofrecen algunas de las cabeceras tradicionales, ya sea el The New York Times, o Timeparecen insuficientes para los usuarios de los nuevos dispositivos.

Tradicionalmente, el éxito del negocio de las empresas de contenidos se ha debido, en gran medida, al control de la distribución. Con la llegada de Internet y el paulatino proceso de desintermediación, los medios dejaron la distribución, una de las piedras angulares de su negocio, en manos de terceros. Apple y Amazon fueron los primeros en darse cuenta del poder de los dispositivos en el control del acceso a contenidos alojados en la nube, ya fuera música, noticias o libros. Una vez más, los medios pecaron de exceso de confianza al creer que el contenido seguía siendo el rey.

Mientras  que los medios, en su intento por volver a controlar la distribución en el entorno online y conseguir que sus lectores más tradicionales migren al mundo digital, están ofreciendo a través de PDF enriquecidos una experiencia similar a la que ofrece el papel, las revistas inteligentes como zite o pulse ofrecen un nuevo modelo por y para los nuevos dispositivos.

La simbiosis entre la selección de contenidos, gracias a las preferencias del flujo social, a la agregación por temas o fuentes y a la recomendación a partir de los intereses y preferencias de nuestra comunidad, ofrece un nuevo abanicos de posibilidades de servicios en la nube.

Mientras que la gran mayoría de los medios online mantienen la estructura y categorización del papel, basada en una visión estructurada del mundo, los nuevos medios inteligentes ofrecen una oferta dinámica y personalizada. Una estructura ‘líquida’ que fluye y se adapta a las preferencias personales en cada momento, dependiendo de la hora del día, o incluso del dispositivo desde el que se accede y que tiene en cuenta las preferencias del flujo social. Tradición frente a innovación.

Imagen: Peter Ryan

Una respuesta a “Economía de la nube IV. Personalización y recomendación”

  1. Creo que debiéramos definir qué es “personalizado”. Nuestro amigo Javier Recuendo podría decirnos cosas. Por supuesto, podemos emplear muchas definiciones.

    Yo opino que cuando adoptar un algorimo ajeno para priorizar y jearquizar contenidos (esto es, “personalización”, una definicíón a añadir) no te estás personalizando la oferta, sino que estás delegando la personalización en un tercero… que tiene un sesgo diferente al tuyo. Por mucho que introduzcas “preferencias”.

    Yo he hecho la prueba: pruebo Zite y esas cosas, y la forma en que me las presenta no es como yo viajo a través de mi lector de feeds y no coincide con lo que yo le daría más importancia.

    Lo que sí es cierto es que esos cachivaches hacen una experiencia más web que los pdf’s enriquecidos que usan los periódicos. La primavera de la apps, puede acabar mal: se basa en usuarios que no quieren o no saben hacer un uso enriquecido de la red. Son más lurkers que contribuyentes, algo que siempre fue así, por otro lado. La cuestión es cuantas personas van decidiendo que necesitan la informacion que consumen para construir otros procesos creativos y de conocimiento. A partir de ese momento, el formato actual de apps en tablets, es muy pobre.

    En fin, esto tiene muchos matices: las personas prefieren el mínimo esfuerzo, va en su naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *