Vídeo, ese oscuro objeto de deseo

video pepecerezoSi en algo coinciden casi todos los medios es en la importancia de potenciar su área de vídeo online.  Internet, que nació como un medio netamente escrito, se ha ido convirtiendo en el medio audiovisual que ahora conocemos. Los usuarios demandan más vídeos, los anunciantes quieren disponer de más inventario… Sin que sirva de precedente, los equipos comerciales y de contenidos están de acuerdo: necesitamos más vídeos.

Aunque llevamos años hablando de la importancia del vídeo, y son innumerables las iniciativas llevadas a cabo hasta la fecha, 2014 parece ser el año de su despliegue definitivo. Según Business insider, los ingresos por publicidad en vídeo online se incrementarán en los próximos tres años a un ritmo de crecimiento anual (CAGR) del 19,5%, por encima de cualquier otro soporte a excepción, claro está, del móvil.

Video online publicidad pepecerezo 2El Huffington Post y Buzzfeed, máximos representantes de lo que hemos venido en llamar los customer media, son a día de hoy, la punta de lanza del sector en su apuesta por el vídeo online.

La apuesta del HuffPost se llama Live y es el eje de su nueva estrategia de vídeo tras un primer intento fallido que les llevó a la redefinición de todo el área. Según datos de la compañía , actualmente producen ocho horas de programación en vivo cinco días a la semana; contenido que es editado en pequeñas píldoras que le permiten crear una gran cantidad de contenido audiovisual en poco tiempo, aumentando así de forma exponencial su inventario publicitario. Según sus datos, desde el lanzamiento hace menos de dos años han generado 1.400 millones visualizaciones.

Por su parte Buzzfeed, el “medio líquido” por excelencia que ha conseguido “diluir las fronteras” entre la información más seria y el entremetimiento más superficial, entre los contenidos y la publicidad, apuesta de forma decidida por el vídeo. Y lo hace apoyándose en una agresiva estrategia en medios sociales (75% de su tráfico) y en el aprendizaje conseguido con la publicidad nativa y el “brand content”. BuzzFeed Motion Pictures, renombrada así tras recibir una inversión el pasado verano de más de 50 millones de dólares, cuenta con un equipo de vídeo online formado por 40 personas. Como es marca de la casa, el éxito de los vídeos se sustenta en gran medida en un exhaustivo análisis de los datos de consumo de sus usuarios.

Pero los medios nativos digitales no son los únicos que apuestan por el vídeo de forma decida. Yahoo, necesitado de crecimiento y monetización para aumentar sus ingresos publicitarios tiene abierta negociaciones para la adquisición de la plataforma de publicidad de vídeo online Brightroll. La empresa trabaja con 25 de los 50 principales editores y 85 de los 100 principales anunciantes de los EEUU y se estima que obtuvo unos ingresos de 100 millones de dólares durante 2013.

A a todo esto, Youtube, ocho años después de ser adquirida por Google, sigue consolidando su liderazgo. Pese a los cambios acontecidos en este tiempo, se ha mantenido como la plataforma de vídeo por antonomasia. De aquella época de auge de la web 2.0 apenas perduran unas pocas marcas y son menos aún las que presentan unos números y una perspectiva de futuro como las de Youtube.

La plataforma de vídeo de Google ha sabido adaptarse a los cambios que han venido conformando la Internet expandida, la irrupción de la web social, el auge de los dispositivos móviles conectados, etc. Ante cada nuevo escenario ha salido fortalecido. Y algo más importante, ha sido capaz de ser referencia para diferentes generaciones. La encuesta de The Futures Company realizada entre los jóvenes de los EEUU revela que Facebook ha sido reemplazada por YouTube como la plataforma digital preferida entre los 12 y 19 años. Youtube se ha convertido en la plataforma social de vídeo online para la “generación mobile” que además presenta un inmenso potencial de negocio.

Según Bernstein Research, Youtube “podría generar en 2015 unos ingresos en torno a los 7.000 millones de dólares y alcanzar los 30 mil millones en los próximos años”. Según estos datos, el futuro de Google dependerá, a buen seguro, más de Youtube que de Google plus.

Audiovisual, año cero

Durante las últimas semanas están llegando una gran cantidad de noticias desde los EEUU relacionadas con el sector audiovisual que muestran el estado de efervescencia en el que se encuentra y evidencian que estamos ya en el comienzo de una nueva época.

Aunque se pueden encontrar muchas similitudes con lo que le ocurrió a la prensa o la música a comienzos de la década pasada, el sector audiovisual presenta algunas diferencias importantes. Internet lleva tiempo llamando a la puerta y ya está transformándolo todo, pero el proceso de convergencia va a resultar, como ha podido experimentar Google Tv en sus propias carnes, más lento y complejo. Hasta la fecha, el sector audiovisual ha estado dominado en todos los eslabones de la cadena de valor por los grandes conglomerados empresariales, principalmente por los grandes productores de contenidos como Warner Bros, Time Warner, los broadcasters como ABC, NBC o CBS, así como por las empresas de cable como Comcast o Verizon que en el ecosistema televisivo americano han tenido tradicionalmente un  gran poder. A diferencia de lo que ha sucedido en el mundo de la prensa,  en el audiovisual el contenido sigue siendo el Rey, dado que su creación y producción es mucho más costosa. Hablamos además de contenidos que se consumen de forma global en los cinco continentes, lo que representa un mercado que sólo en los EEUU supera los 85.000 millones de dólares. Palabras mayores.

Netflix, Google, Apple y Amazon, entre muchos otros, tienen claro que el futuro audiovisual pasa por la Red. Su apuesta por dar un bocado al mayor mercado publicitario están provocando que, pese al aparente equilibrio y control de los grandes conglomerados, éstos lleven años preparándose y moviendo ficha. Time Warner con participación directa o indirectamente en toda la cadena de valor es una buena muestra de ello, sin olvidar a Hulu, la apuesta de NBC, News Corporation y Disney por tener una pata en el negocio digital. El cruce de participaciones y alianzas entre las diferentes empresas que constituyen los conglomerados del sector introduce un grado aún mayor de complejidad, como se pone de manifiesto con la reciente toma de control de NBC (Hulu) por parte de Comcast.

Por otra parte, Netflix, la plataforma de video en streaming bajo suscripción, es hoy por hoy uno de los mayores exponentes de los nuevos modelos de consumo y negocio audiovisual. El pasado martes  la empresa californiana presentó sus resultados correspondientes al primer trimestre del año y, pese a la mala aceptación por parte del mercado, la empresa parece marchar viento en popa. Netflix con 22,8 millones de suscriptores ganó más de 60 millones de dólares, casi el doble de lo que obtuvo durante el mismo periodo del año anterior. La empresa que Reed Hastings creó en los 90 se ha convertido en un serio competidor para Comcast que podría perder su lugar de honor como principal proveedor de contenidos de entretenimiento bajo suscripción.

Calientes aún los resultados de Netflix, se conocía que YouTube cerraba un acuerdo con Warner, Universal y Sony para ofrecer el alquiler online de películas. La noticia no ha caído muy bien y parece que ha abierto una brecha entre los estudios que han quedado fuera del acuerdo. Si además  se confirma que finalmente el portal de vídeos de Google está trabajando en un rediseño orientado a la creación de canales temáticos, se confirmaría el cambio de estrategia de la compañía. Parece que va ser YouTube y no Google TV, como estaba previsto hace un año, la apuesta más importante para intentar de nuevo el asalto real al mercado audiovisual.

Facebook: el cine más grande del mundo

La batalla del vídeo online ha comenzado y el mercado está expectante ante lo que se perfila como el futuro de uno de los sectores más rentables e influyentes. Una batalla que, una vez más, se disputa casi en exclusiva entre empresas americanas. Para medir la temperatura del nuevo mercado audiovisual nada mejor que seguir la valoración de Netflix, el gran videoclub online que ofrece contenido en streaming y que se ha convertido en un referente mundial.

Las acciones de Netflix presentaban un crecimiento espectacular hasta el pasado 14 de febero cuando alcanzó su máximo a los 247,55 dólares. Coincidiendo con el anuncio del lanzamiento de Amazon de su servicio de vídeo online,  las acciones de Netflix empezaron a caer.  En principio la oferta de Amazon que permite el acceso a unos  5.000 vídeos, no ofrece grandes diferencias con la oferta de Netflix excepto que es considerablemente más cara.  Sin embargo, las acciones de Netflix sufrieron un nuevo descenso del 4%.

El segundo descenso importante se ha producido esta semana al conocerse que la Warner empezará a ofrecer películas en Facebook. El título escogido para el primer lanzamiento es El Caballero Oscuro que sólo podrá alquilarse utilizando los Facebook credits, la moneda creada por la empresa de Zuckerberg, y que competirá en el futuro por convertirse en el éstandar para el pago en la Red. Pero esa es otra historia.

No obstante, Netflix que por el momento sólo está disponible en los EE.UU y Canadá,  ya supera los 20 millones de suscriptores y no parece amilanarse por los últimos movimientos de sus competidores. Los últimos rumores publicados parecen indicar que la compañía también está en conversaciones con Facebook para una posible integración. De confirmarse esta noticia, le daría un respiro a su valor bursátil.

En esta batalla, que a buen seguro no ha hecho más que empezar, Facebook debe estar frontándose las manos. Según datos de ComScore de los 600 millones de usuarios de la red, cerca de 59 millones consumen video, habiéndose  convertido en el segundo site por consumo de vídeo, sólo superado por los site de Google. El interés de distribuidores y creadores por ofrecer sus contenidos en la plataforma es incuestionable y todos pelearán por estar en ella. Al mismo tiempo, Facebook avanza para convertirse en el gran “mall online” donde el usuario entre para quedarse y no tenga que salir.

Mientras que unos y otros quieren convertirse en el video club de la esquina, Facebook apuesta por convertirse en el cine más grande del mundo, con 600 millones de butacas y vender hasta las palomitas virtuales, eso sí,  pasando por caja y además con su moneda.

La Tv se reinventa


Han hecho falta sólo unos meses para confirmar que Steve Jobs iba de farol cuando aseguraba que para Apple la Tv no era más que un hobby. A nadie se le escapa que la Tv enchufada a Internet será una de las mayores fuentes de ingresos en los próximos años para la industria tecnológica. Por ello, nadie podía creerse que Apple iba a quedarse fuera de este negocio a pesar del fracaso inicial de Apple Tv.

El anuncio del relanzamiento de Apple Tv va a acelerar el proceso de cambio en el que se ve inmersa la Tv. La respuesta de la competencia no se han hecho esperar. Justo al día siguiente del anuncio de Apple, Amazon daba a conocer su nueva oferta de alquiler de series de TV y Google anunciaba, antes de lo previsto, la fecha de lanzamiento de su esperada Tv a la carta que podría estar disponible al menos en los EEUU este mismo otoño.

Mientras que Apple y Amazon apostarían por una estrategia basada en el alquiler de series y películas, Google lo haría, como viene siendo habitual, por un modelo de gratuidad basado en explotar su innovadora tecnología publicitaria. A este escenario habrá que sumar los movimientos que en los próximos meses efectúen los portales de vídeo online como Hulu o Netflix y otros nuevos agentes como los fabricantes de videoconsolas, como es el caso de Sony, que pueden verse amenazados por la llegada de Google TV. La experiencia de lo que ha ocurrido en otras industrias como la prensa o la música ponen de manifiesto que estamos en la antesala de los cambios más importante de la historia de la Tv.

Si Google extiende el éxito de su modelo publicitario en la web a la Tv, el sistema publicitario televisivo quedaría fulminado en poco tiempo. Si un usuario accediera indistintamente a la TV o a Internet desde su televisor, los precios de la publicidad en Tv caerían en picado con la consiguiente reordenación del sector en dos posibles vías:

1. La migración de una parte importante de la inversión publicitaria de la Tv hacia Internet.

2. El auge de modelos de pago de contenidos audivisuales: series, películas y retransmisiones en directo.

Sin embargo, la convergencia de la Tv hacia Internet será algo más lenta que en otros sectores. La necesidad en cualquier caso de un nuevo decodificador o de nuevos aparatos de TV ralentizará su difusión masiva. Por ello, las Tv tradicionales disponen de un tiempo precioso, que no tuvieron la prensa o la industria discográfica, para adaptar sus estrategias y negocios al nuevo escenario convergente.



La Tv que viene

Financiacion TVLa TV que viene es el título del último Cuaderno de la Comunicación publicado por Evoca en el que se debate la transformación que se está produciendo en el mundo de la TV. El 2010 marcará un hito en la historia de la Tv en nuestro país. El año en que se cumple el vigésimo aniversario de la llegada de las televisiones privadas ha coincidido con el despegue de la TDT, al tiempo que ha desaparecido la publicidad en la TV pública, dando comienzo a un nuevo e incierto modelo de financiación.

En 20 años se ha pasado de una TV pública que monopolizaba la práctica totalidad de la publicidad a un modelo de TV pública sin publicidad. Se ha pasado de una oferta de dos canales a un escenario hiperfragmentado y lo que es más relevante si cabe, la paulatina evolución desde un modelo exclusivo de “broadcasting” a uno de “narrowcasting”. A ello hay que sumar que durante este mes de julio, coincidiendo con la victoria de la Roja, se han batido todos los récords de audiencia hasta la fecha. Es fácil predecir que ante el nuevo escenario televisivo que se presenta estos datos no vuelvan a repetirse y pasen a formar parte de los hitos del año en el que la TV dejó de ser lo que era.

Durante los últimos seis meses se han sucedido más acontecimientos relevantes en torno a Ia TV que en los 25 anteriores, y esto no ha hecho más que empezar. Se ha abierto la caja de pandora de la convergencia y, como sucediera con la industria de la música o los medios de comunicación, los resultados son imprevisibles.

Y para cuadrar el circulo, llega Google y anuncia su modelo de TV conectado a la nube. Un nuevo modelo de Tv personalizada e “inteligente” que dinamitará el actual status quo publicitario. Aunque aún es muy pronto para analizar sus consecuencias,  si a medio plazo se impusiera el acceso a Internet a través de la Tv (o viceversa), asistiríamos probablemente a la transformación más disrruptiva hasta la fecha, tanto desde el punto de vista de los hábitos de consumo como de los modelos de negocio. A las agencias de medios y responsables de las Tv debe darles vértigo sólo pensar- incluso en los supuestos más halagüeños- en un modelo publicitario sustentado sobre los precios más optimistas pagados actualmente por CPM (Cost Per Mille) en Internet.

La Tv, como tantos otros sectores, que hasta la fecha se había movido en el reino de las certezas se ha sumergido de lleno en el mundo de la incertidumbre que gobierna la convergencia. La Tv que viene nunca será como antes de que la Roja ganara el mundial.

Para descargar

Television

Disclaimer: como en ediciones anteriores participo como asesor editorial de los Cuadernos Evoca

La Tv se conecta a Internet. II. El acceso.

Captura de pantalla 2010-06-06 a las 19.40.45 El anuncio del lanzamiento Google Tv muestra claramente hacia donde se dirigen los nuevos modelos de negocio de la nube. Google, a diferencia de Apple, que parte con ventaja en su condición de fabricante de hardware, se ha visto obligada a recurrir a fabricantes  de dispositivos para seguir creciendo en nuevos negocios vinculados a la nube, como la movilidad o la Tv . Si para lanzar el nexus one para entrar en el mundo de la movilidad recurrió a HTC, para su apuesta por la  Tv ha establecido una alianza con Sony, uno de los principales fabricante de tevisiones del mundo. La necesidad  de buscar alianzas externas pone de manifiesto que en el mundo de los dispositivos las barreras de entrada siguen siendo enormes, incluso para Google.

Por su parte, a los fabricantes de dispositivos se les abren nuevas oportunidades. Si durante los últimos años la Tv como dispositivo había perdido cierto protagonismo, arrebatado por el glamour de los smartphone, consolas, netbooks y tabletas, el anunciado advenimiento de la Tv inteligente y las expectativas de la TV 3D les vuelve a situar como los amos del “salón”. El papel de la industria de microprocesadores y en especial el paso a delante de Intel merece un análisis más exhaustivo.

Además, el interés de los operadores de telecomunicaciones por abrir el debate de la “net neutrality” cobra más sentido tras el anuncio de Google Tv. En el creciente mercado del acceso a contenidos multimedia alojados en la nube se requieren nuevas inversiones en infraestructuras. Para que el modelo de TV tenga éxito las redes tendrán que estar preparadas; el debate sobre neutralidad en la red no ha hecho más que empezar.

Aunque ambas partes se resistan a reconocerlo, el modelo existente hasta la fecha, basado en el cobro por el acceso para los ISPs y operadores, y la explotación de la publicidad por los buscadores ha resultado un modelo win-win. Pero a medida que el acceso se convierte en “commodity”  los operadores demandan menos “neutrality”.  Las empresas de Internet como Google, Apple o Yahoo, que basan sus modelos de negocio de futuro en la nube, necesitan que los operadores mejoren las redes y éstos por su parte requieren nuevos ingresos para rentabilizar las fuertes inversiones que tendrán que desembolsar durante los próximos años. Ambos lo saben y están obligados a entenderse por el bien de Internet y, sobre todo, por el bien de los usuarios.

La TV se conecta a la nube I

Google Tv Como el cuento del lobo, después de tanto tiempo anunciando la convergencia, que parecía que nunca iba a llegar, por fin, con el anuncio hace unos días del próximo lanzamiento de Google Tv,  la revolución de la Tv ha comenzado y ya nunca será como la hemos conocido hasta el momento.

Bien es cierto que las iniciativas realizadas hasta el momento, desde Tivo a Apple Tv, no habían cuajado y todo hacía pensar que la Tv era especial, pero la llegada de Google Tv debería encender todas las alarmas para los responsables de las TV de la próxima década. Y que nadie menosprecie  Apple, a pesar de que su Steve Job  sigue afirmando que para ellos la Tv “es un hobby” nadie parece creerle y su negativa refuerza la teoría de su interés por ser un agente importante en el nuevo panorama multimedia.

¿Qué ha cambiado para que ahora el escenario sea diferente? Sencillamente que tanto Apple como Google ya disponen de un ecosistema completo basado en la nube. Ambas compañías han desarrollado una estrategia en torno a la nube, integrando sus diferentes plataformas con un claro objetivo: convertirse en la puerta de entrada a la TV del siglo XXI; Google Tv a través de Android y Chrome,  mientras que  Apple Tv lo haría previsiblemente en torno a iTunes y su AppStore.

Pero todavía hay oportunidades ya que el proceso de convergencia será más lento que en otros sectores. Frente al PC o al móvil que requieren una actitud proactiva por parte del usuario, la Tv es más pasiva y lo seguirá siendo para una parte muy importante de los usuarios. Por el contrario,  los nativos digitales accederán a la Tv -ya lo hacen de hecho- de la misma manera que acceden a Internet o al móvil, es decir participativa y multi tasking. Google lo sabe y a ellos va dirigida la denominada tv inteligente.

Si el modelo propuesto por Google triunfa, el mundo de la publicidad en Tv  tal y como lo conocemos hasta la fecha se habrá dinamitado para siempre. El proceso de desintermediación, que Google y Apple conocen como nadie, no legará hasta bien entrado el próximo año y su implantación y popularización requerirá un periodo de varios años más, pero que nadie se confíe,  el lobo ha llegado y como bien sabemos es un lobo voraz.


Captura de pantalla 2010-06-04 a las 01.31.34