Apple en su jardín

Va camino de ser una costumbre que Apple y Google se conviertan en los protagonista del Mobile World Congress. Paradójicamente, en la semana en la que fabricantes y operadores echan el resto en stands, fiestas, ruedas de prensa y demás acciones de relaciones públicas, las noticias más relevantes tienen como principales actores a dos empresas que apenas tiene presencia en la feria. Cosas del marketing 2.0 y de su demostrada habilidad para liderar la agenda informativa.

Las recientes noticias publicadas por ambas empresas evidencian la creciente divergencia estratégica entre las dos y dan muestras de la “encarnizada” batalla en la que se hallan inmersas. Por una parte, Google parece decidida a dejar atrás su annus horribilis y apuesta por una nueva estrategia más conciliadora, tanto hacia los creadores de contenidos como  hacia los operadores de telecos. La empresa ha aprovechado la semana del MWC para acercar, aparentemente, posiciones con los operadores de telecomunicaciones, al tiempo que hacía público mundialmente el lanzamiento de One Pass, la plataforma que permitirá sistemas de suscripción para los contenidos digitales. La iniciativa cuenta con la colaboración de grupos de media como Axel Springer o Prisa (grupo al que pertenezco). La plataforma permitirá a estos controlar completamente qué y cómo quieren cobrar.

Cuánto ha cambiado el escenario de los medios en apenas un año. Algunos, intentando escapar de las garras de Google, creyeron ver en el iPad la solución a todos sus problemas. Durante este año el idilio entre los medios y Apple ha sido total.  Hasta hace un par de semanas, el modelo de suscripción de Apple era, por su sencillez y reparto equilibrado, muy favorable para los editores; sin embargo, el repentino cambio de estrategia en el modelo de suscripción, que obliga a que cualquier transacción que se realice dentro de las aplicaciones deba efectuarse a través de iTunes, ha encendido todas las alarmas entre la industria de medios. Con el nuevo modelo Apple se llevaría el correspondiente 30% de cualquier operación que se haga en su plataforma, al tiempo que controlaría todos los datos de los suscriptores. Curiosamente una vuelta al modelo de “jardín vallado” que impusieron las operadores de telecos durante años y que en gran medida dinamitó la llegada del iPhone de Apple. ¿Ironías del destino?

Móviles: el mercado que nunca para

Da comienzo un año más el Mobile Word Congress, la feria internacional sobre movilidad más importante del mundo. La feria, que se realiza en Barcelona desde 2007,  se ha convertido en la cita imprescindible para uno de los sectores más dinámicos y de mayor éxito de la economía mundial y que menos ha sufrido la crisis de los últimos años.

Con más de 5.000 millones de móviles en el mundo, la denominada tercera pantalla, se ha convertido en el epicentro de nuestra vida digital. Ni la Tv, ni los ordenadores, ni siquiera los tablets han conseguido alcanzar el grado de convergencia entre comunicación ubicua, información, ocio y trabajo que ofrecen los actuales teléfonos móviles. Es probable que para algunos sectores profesionales los tablets lleguen a ser más disrruptivos que los móviles, pero será difícil que se conviertan en un dispositivo tan universal. Hay que recordar que los países emergentes representan el 80% de las conexiones móviles totales, convirtiéndose en la única tecnología que está mas extendida en los países en desarrollo que en los más industrializados.

Aunque los operadores y fabricantes de terminales e infraestructuras siguen siendo los máximos protagonistas, el aumento de espacio dedicado a las empresas de servicios, aplicaciones y contenidos es una buena muestra de la transformación y dinamismo del sector. Es seguro que durante el congreso se producirán interesantes anuncios y presentaciones pero, como sucediera el año pasado con el iPad de Apple, el movimiento más importante del sector se ha adelantado al comienzo de la feria. El pasado viernes Nokia anunció una alianza estratégica con Microsoft para incorporar Windows Phone 7 como SO en los móviles de la compañía finlandesa. La operación, claramente defensiva, aunque ha sido bien valorada por los mercados, no ha tenido la misma aceptación entre algunos analistas tecnológicos.

Desde que Google, y sobre todo Apple, cambiaran las reglas del juego de las aplicaciones móviles, muchas empresas que tenían una posición inmejorable no han sabido adaptarse a la velocidad requerida. En la nueva economía digital “fluida y líquida” la flexibilidad y rapidez de adaptación son vitales por muchos éxitos que se hayan tenido en el pasado, un síntoma más de los nuevos tiempos.

Economía de la predicción



Como todos los años, la primavera es tiempo de congresos, conferencias y jornadas varias. Es fácil darse cuenta de que el tema más en voga en los congresos especializados sobre periodismo es el relativo  a los modelos de negocio y si el iPad es la última tabla de salvación o por el contrario el último vampiro que acelerará su agonía. Seguramente, ni unos ni otros.  El iPad, que se ha convertido en el dispositivo que más expectativas ha creado nunca, ofrece a priori muchas oportunidades y sin duda algunos riesgos. El tiempo dirá si los proveedores de contenidos son capaces de aprovechar las indiscutibles ventajas y minimizar los riesgos. Sólo si los medios y los creadores de contenidos no se dejan cegar por el brillo rutilante del iPad y si crece pronto la competencia en el mercado de dispositivos, pondrán los contenidos ocupar el lugar que les corresponde. Sólo la prensa salvará a la prensa.

El iPad es un dispositivo pensado “por y para la nube”. Los modelos de negocio de la industria de contenidos deberán ser consecuentes con la economía de la nube. En este sentido, las herramientas de recomendación se convierten en un activo para los medios. Tradicionalmente, uno de los papeles fundamentales del periodista ha sido su capacidad de prescripción, mientras que  en la actualidad la recomendación proviene cada vez más de la comunidad. Por ello, crece la expectación en torno al “análisis sentimental”, una nueva y sofisticada disciplina que permite, a través de la minería de datos, el procesamiento del lenguaje natural y la lingüística computacional, analizar el sentido del texto y, a partir de ahí, poder establecer valoraciones o recomendaciones. Algunos medios como el Financial Times han comenzado a realizar pruebas de búsqueda y recomendación basadas en estas tecnologías. Pero es en torno a Twitter donde se están llevando a cabo más experimento. El número de aplicaciones que ofrecen análisis de función de los “sentimientos” de los tweets crece día a día.  Tweetfeel, Twendz, Twitrratr son sólo algunas herramientas que ya disponibles que harán más fácil la personalización y recomendación de contenidos.

Pero la cosa no termina aquí, el uso de estas herramientas durante los debates de los candidatos en Reino Unido muestran el interés que ha despertado y las múltiples posibilidades que ofrece para los propios políticos, asesores o para los periodistas. Según los expertos, resulta sorprendente el grado de predicción que estos sistemas pueden llegar a tener sobre el comportamiento de la “multitud”. Tendremos ocasión de comprobarlo en unas pocas semanas sobre el modelo predictivo que Tweetminster ha establecido para las elecciones británicas utilizando los comentarios que los ciudadanos realizan en Twitter.


Captura de pantalla 2010-05-02 a las 22.59.50




La Sociedad de la Información en Europa

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) publica un año más su informe sobre el desarrollo de la Sociedad de la Información. El estudio destaca el avance de la telefonia móvil que, con más de 4.600 millones de usuarios en todo el mundo, se ha convertido en uno de los principales motores de impulso de la SI. Todas las previsiones estiman que en 2013 el acceso a Internet será mayoritariamente a través de los móviles, una tendencia que tiene ya importantes consecuencias en la apuesta por las redes de cuarta generación o LTE (Long Term Evolution).

Por otra parte, resulta llamativo que,  según el indicador que elabora la ITU a partir de 11 parámetros para medir el grado de desarrollo de la SI en los países, de los diez primeros países en el ranking nueve son europeos. Europa es la primera región del mundo en infraestructuras y servicios TIC. En casi todos los países de Europa hace años que  la  penetración de líneas móviles supera el 100 por 100 de la población y aproximadamente dos de cada tres europeos utiliza Internet. Aparentemente una situación prometedora para el futuro económico de Europa. Sin embargo, es sabido que pocas empresas europeas están a la cabeza de la economía digital. Las principales empresas tecnológicas, sobre todo en lo que se refiere a Internet, son mayoritariamente americanas. Incluso en el ámbito de la movilidad en donde los operadores europeos han liderado el sector durante años, con la llegada de los smartphone y la implantación de un modelo basado en aplicaciones van perdiendo rápidamente su hegemonía. Algo parece que no se está haciendo bien.

Empresas tecnologia

Respecto a España,  una vez nuestra posición en el ranking global es manifiestamente mejorables. Nuestro país ocupa según el mencionado informe el puesto 24, muy alejado de los principales países de nuestro entorno. Año tras año la totalidad de los principales estudios e informes internacionales de referencia  nos sitúan en una posición mediocre en cuanto al desarrollo de la SI. A pesar de las criticas que despiertan estos informes entre los nuestros políticos, los datos siguen siendo obstinados.

WAC; La batalla de las aplicaciones móviles

El sector de la movilidad es un claro ejemplo de la volatilidad de los modelos de negocio en el entorno digital. En apenas cinco años, en los que se lleva celebrando el Mobile World Congress en Barcelona, se ha producido una transformación del sector. Si hace unos años el panorama de la movilidad se lo repartían entre fabricantes de terminales, operadores y proveedores de redes, la llegada de nuevos agentes como Apple o Google ajenos hasta el momento al mundo de la movilidad han puesto patas arriba el sector.

Era inimaginable pensar hace unos pocos años que la irrupción de un recién llegado como el iPhone de Apple provocaría los cambios a los que asistimos; hablamos de la trasformación de una industria que apenas tiene 20 años y en donde las barreras de entrada parecía infranqueables.

Nadie podría haber previsto que los principales operadores de telecomunicaciones del mundo se tendrían que unir en una alianza para poder competir con la empresa de la manzana y su nuevo modelo de aplicaciones. Ayer se presentó en Barcelona la denominada The Wholesale Applications Community (WAC), una plataforma abierta que permitirá el desarrollo de aplicaciones siguiendo un modelo similar aparentemente al de Google con Android. Los operadores han pasado en apenas unos meses del modelo de jardín vallado a un modelo abierto y colaborativo. Sin embargo, el cambio de estrategia no parece que haya tenido gran aceptación entre los analistas.