Instagram, una pequeña gran idea

Instagram es una startup que está  punto de cumplir 10 meses desde su nacimiento en San Francisco y que con sólo cuatro empleados ha conseguido que cerca de siete millones de usuarios se hayan descargado su aplicación para hacer y compartir fotos con el iPhone. ¡Un crecimiento de más de un millón de nuevos usuarios al mes¡. Instagram acaba de anunciar que se han compartido a través de su plataforma más de 150 millones de fotos a una velocidad de 15 fotos por segundo.

Al igual que ocurriera hace un año, que a la estela del éxito de Foursquare surgieron una gran cantidad de startups orientadas a la geolocalización, Instagram se ha convertido en el referente para muchas otras que han surgido bajo su estela como PicPlzálbumPixablMobliSendero. Es difícil determinar la causa exacta por la que, en un mercado tan competitivo, una empresa consigue en apenas meses un éxito semejante.

La aplicación, que de momento sólo está disponible para iPhone, permite al usuario la posibilidad de convertirse en un artista gracias a los efectos y filtros. Y es precisamente en su capacidad para tomar fotografías con el móvil, que “con la ayuda de filtros parecen obras de arte”, en donde, según Kevin Systrom, uno de sus fundadores, radica el éxito de Instagram.

La historia de Instagram recuerda a la de una empresa de los años 50 que lanzó un pastel instantáneo que sólo necesitaba agua para crear un bizcocho en pocos minutos, el producto, una auténtica revolución para la época, fracasó. A un genio se le ocurrió que la solución era hacer partícipe al ama de casa en la elaboración del pastel, para ello, y sin apenas variar la fórmula original, en la elaboración se introdujo la necesidad de añadir un huevo y el producto triunfó. Otra pequeña gran idea.

El fulgurante éxito de Instagram es una evidencia más de que existe espacio para “pequeñas grandes ideas” que hacen de la convergencia entre plataformas y dispositivos una oportunidad. El futuro de Instagram es prometedor y a poco que se lo propongan, por ejemplo lanzando la aplicación para Android, su crecimiento puede ser exponencial. Un buen enfoque, el filtro oportuno y te sientes como Robert Capa.

 

 

Estándares en un mundo ideal

En un mundo ideal las empresas lucharían por establecer los estándares que fueran más convenientes para sus usuarios por encima de cualquier otro interés.  Se entiende por estándar “la especificación que regula la realización de ciertos procesos o la fabricación de componentes para garantizar la interoperabilidad”. Aquellas empresas que logren imponer una tecnología como estándar tendrán garantizado el éxito y una ventaja competitiva que en muchos casos les proporcionará una posición de dominio de mercado durante años.

Durante el Encuentro de las Telecomunicaciones del pasado mes de septiembre Reinaldo Rodríguez, Presidente de la CMT advertía sobre las posibilidades de discriminación que tienen algunas empresas y puso como ejemplo el interés de Apple por introducir las nuevas tarjetas micro SIM en los iPhone 4 e iPad. Las empresas, con la ley en la mano, no realizan nada ilegal pero el usuario no tiene otra opción que adquirir una nueva SIM de la que, además, no disponen todos operadores, pudiendo situarse en una posición muy ventajosa frente a sus competidores. Podría argumentarse que la decisión de Apple tiene como objetivo ahorrar espacio en el iPhone 4, pero este argumento perdería peso en el caso del iPad. ¿Realmente la apuesta por un nuevo estándar y el coste que conlleva está destinado a beneficiar al usuario o existen otros intereses?

En los días previos al lanzamiento de algún nuevo producto de Apple los rumores y filtraciones se disparan. Entre las muchas novedades que se han adelantado a la próxima keynote, llama la atención una que casi ha pasado desapercibida, la incorporación de un nuevo puerto Light Peak, una de las posibles novedades en los nuevos Macbook en lugar del USB. Según parece el puerto de Intel (disponible desde 2009) con una velocidad de transferencia de 10 Gb/s supera con mucho las prestaciones de la tercera generación de USB.

Tras este movimiento podría esconderse el verdadero interés de Apple, incorporar un puerto Light Peak al nuevo iPad. De esta forma la empresa de la manzana impondría de facto un nuevo estándar para los tablets, descolocando a toda la competencia y dando un golpe fatal a los USB. Más allá de la mejora en la velocidad de transferencia el interés de Apple con esta maniobra sería mantener a los usuarios dentro de su ecosistema “iTunes”. Si  finalmente Apple bendijera a Intel como estándar para sus dispositivos, la ventaja de ambas empresas frente a sus competidores sería considerable (atentos a la bolsa el día 3).

Para la mayoría de los usuarios la tecnología en sí es “transparente” pero los usuarios deberían saber que en este sector ninguna decisión es innocua. En un mundo ideal pensaríamos que las empresas ofrecen siempre lo mejor a sus clientes, pero tratándose de tecnología y de los intereses en juego lo “ideal a veces es enemigo de lo mejor”.


Móviles: el mercado que nunca para

Da comienzo un año más el Mobile Word Congress, la feria internacional sobre movilidad más importante del mundo. La feria, que se realiza en Barcelona desde 2007,  se ha convertido en la cita imprescindible para uno de los sectores más dinámicos y de mayor éxito de la economía mundial y que menos ha sufrido la crisis de los últimos años.

Con más de 5.000 millones de móviles en el mundo, la denominada tercera pantalla, se ha convertido en el epicentro de nuestra vida digital. Ni la Tv, ni los ordenadores, ni siquiera los tablets han conseguido alcanzar el grado de convergencia entre comunicación ubicua, información, ocio y trabajo que ofrecen los actuales teléfonos móviles. Es probable que para algunos sectores profesionales los tablets lleguen a ser más disrruptivos que los móviles, pero será difícil que se conviertan en un dispositivo tan universal. Hay que recordar que los países emergentes representan el 80% de las conexiones móviles totales, convirtiéndose en la única tecnología que está mas extendida en los países en desarrollo que en los más industrializados.

Aunque los operadores y fabricantes de terminales e infraestructuras siguen siendo los máximos protagonistas, el aumento de espacio dedicado a las empresas de servicios, aplicaciones y contenidos es una buena muestra de la transformación y dinamismo del sector. Es seguro que durante el congreso se producirán interesantes anuncios y presentaciones pero, como sucediera el año pasado con el iPad de Apple, el movimiento más importante del sector se ha adelantado al comienzo de la feria. El pasado viernes Nokia anunció una alianza estratégica con Microsoft para incorporar Windows Phone 7 como SO en los móviles de la compañía finlandesa. La operación, claramente defensiva, aunque ha sido bien valorada por los mercados, no ha tenido la misma aceptación entre algunos analistas tecnológicos.

Desde que Google, y sobre todo Apple, cambiaran las reglas del juego de las aplicaciones móviles, muchas empresas que tenían una posición inmejorable no han sabido adaptarse a la velocidad requerida. En la nueva economía digital “fluida y líquida” la flexibilidad y rapidez de adaptación son vitales por muchos éxitos que se hayan tenido en el pasado, un síntoma más de los nuevos tiempos.

La alargada sombra del iPad

la sombra appleViene siendo habitual que en cualquier feria o congreso sobre nuevas tecnologías Apple se convierta en el protagonista incuestionable, a pesar de que, ni siquiera, algún responsable de la empresa de la manzana haga acto de presencia entre los simples mortales. La sombre de Apple cada vez es más alargada. Como sucediera en la última edición del Mobile Word Congress, celebrado en Barcelona, Apple ha vuelto a convertirse  en uno de los protagonistas del CES 2011 sin ni siquiera estar presente. Protagonista por omisión, ya que según las crónicas da la sensación de que toda la industria de dispositivos se mira en ella como referente.

Parece imposible seguir la cuenta del número de tablets que se presentaron la semana pasada en Las Vegas. Lo cierto es que los datos resultan apabullantes,  se estima que durante el 2010 sólo en los EEUU se vendieron aproximadamente 9,7 millones de tablets, de los cuales 8,5 millones fueron iPads y que durante 2011 podrían alcanzarse los 24 millones de dispositivos vendidos. A pesar del exponencial crecimiento de nuevos dispositivos destinados a intentar competir con el iPad, la previsiones indican que éste seguirá dominando el mercado durante los próximos años, con un porcentaje superior al 74% del mercado total de tablets.

Su éxito e influencia no se limita al mercado de dispositivos sino que se ha extendido también a las últimas tendencias en el diseño web. Si a comienzo de la década los blogs impusieron las tendencias en el diseño web, la nueva decada nace bajo la influencia de los tablets. De esta forma se observa lo que algunos analistas han venido a denominar la “iPadificación” de la web. Al tiempo que esto sucede, nacen nuevas iniciativas pensadas “por y para” los tablets. Esta noche se presenta en Madrid iMAG la primera revista en español creada en exclusiva para el iPad por el equipo de Clipset y en la que participo como colaborador. Quizá algún día todos los contenidos sean así…

¿Qué le pasa a Microsoft?


Microsoft-Apple19.02.25Hasta las mejores familias pasan por malas rachas. Si a finales de mayo Apple Inc superaba en capitalización bursátil a Microsoft por primera vez en su historia, apenas tres meses después de su lanzamiento acaba de conocerse que la empresa de Redmond  abandona Kinsu intento por posicionarse en el sector de los smartphone-. Esta decisión pone en entredicho la estrategia de algunas empresas tecnológicas por introducirse en nuevos mercados. Parece que la diversificación no siempre funciona.

Atendiendo a su historia reciente, Microsoft no debería intentar de nuevo seguir los pasos de Apple. Ya sea en el mundo de la música con Zune, o como ahora en el campo de los smartphone, cuando Microsoft ha intentado competir con Apple en el campo de los dispositivos  ha fracasado. Por su parte, Google también debería tomar nota. Aunque, como resulta habitual en estos casos, no se disponen de datos de la venta del Nexus One, no parece que el móvil de Google haya tenido el éxito esperado.

Mientras que Apple ha utilizado su posición de dominio y conocimiento del mundo de los dispositivos como puerta de entrada a la nube, con el objeto de crear nuevos modelos de negocio,  Microsoft y Google han intentado extrapolar su modelo al de los dispositivos,  sin entender que el negocio para ellos está en otra parte. Apple ha establecido con el iPhone las reglas de juego para el futuro de los smartphone y, si va a resultar difícil  para fabricantes como Nokia o Ericsson cambiarlas, para el resto será imposible.

Parece una obviedad, pero resulta evidente que el negocio para empresas como Google o Microsoft en el nuevo ecosistema de la nube no estará en los dispositivos sino en la creación de nuevos modelos asociados. En este contexto, resulta interesante analizar de nuevo las palabras Steve Jobs acerca de las incertidumbres a las que se enfrentan empresas como tivo, Roku o “la propia Google dentro de unos meses con su proyecto Google Tv”. Por ello, una vez más, se pone de manifiesto la complejidad del entorno en el que se desenvuelven las empresas tecnológicas. Incluso las que disponen de más recursos y capacidad de inversión en innovación están expuestas al fracaso.



De los ordenadores tontos a los teléfonos inteligentes

La movilidad dentro del sector tecnológico es la que ha experimentado un cambio más intenso en los últimos tiempos. Cualquier previsión realizada apenas hace unos años ha quedado sobrepasada y su evolución ha sorprendido a propios y extraños. La convergencia de dispositivos en paralelo al desarrollo de la “nube” está alterando un sector que estaba dominado por los operadores y los fabricantes de redes y terminales.

Y como sucediera en el mundo de la música un “recién llegado” como Apple ha dinamitado las reglas del juego. Del modelo jardín vallado hemos pasado al mundo de las aplicaciones, de la diversificación de dispositivos a la convergencia, de los teclados a las pantallas táctiles, del dominio de las empresas europeas a las americanas y asiáticas…

La convergencia de dispositivos avanza a pasos agigantados, consolas de videojuegos, lectores mp3 , eReaders…se ven amenazados por los smartphone y los tablets. Según todas las previsiones, en los próximos años  el acceso a internet, vía móviles, superará al acceso a través del PC. Los móviles inteligentes son la llave de entrada a la nube y a su alrededor se están configurando muchos de los modelos de negocio del futuro.

Las iniciativas de principios de década  basadas en el acceso a Internet a través de los denominados “ordenadores tontos” no iban descaminadas al anticipar que tanto los contenidos como los servicios y aplicaciones estarían en la nube y no en nuestros discos duros. Pero, en ese momento, ni las redes ni los dispositivos eran los adecuados. Apenas 10 años después los teléfonos inteligentes son los triunfadores y el iPhone su mesías…

De todos estos temas; de los cambios económicos y sociales que lleva asociados la movilidad, trata el nuevo número de la revista TELOS que se presenta hoy en Madrid. En el dossier titulado Una sociedad en movilidad: nuevas fronteras participamos Antonio Fumero, Tiscar Lara, Óscar Espiritusanto, Luis Arroyo, Luis A Galindo, Alberto García, Juan M Aguado, Francisco Vacas,  Salvador Pérez, Julián Chaparro, y yo mismo.


Economía de la predicción



Como todos los años, la primavera es tiempo de congresos, conferencias y jornadas varias. Es fácil darse cuenta de que el tema más en voga en los congresos especializados sobre periodismo es el relativo  a los modelos de negocio y si el iPad es la última tabla de salvación o por el contrario el último vampiro que acelerará su agonía. Seguramente, ni unos ni otros.  El iPad, que se ha convertido en el dispositivo que más expectativas ha creado nunca, ofrece a priori muchas oportunidades y sin duda algunos riesgos. El tiempo dirá si los proveedores de contenidos son capaces de aprovechar las indiscutibles ventajas y minimizar los riesgos. Sólo si los medios y los creadores de contenidos no se dejan cegar por el brillo rutilante del iPad y si crece pronto la competencia en el mercado de dispositivos, pondrán los contenidos ocupar el lugar que les corresponde. Sólo la prensa salvará a la prensa.

El iPad es un dispositivo pensado “por y para la nube”. Los modelos de negocio de la industria de contenidos deberán ser consecuentes con la economía de la nube. En este sentido, las herramientas de recomendación se convierten en un activo para los medios. Tradicionalmente, uno de los papeles fundamentales del periodista ha sido su capacidad de prescripción, mientras que  en la actualidad la recomendación proviene cada vez más de la comunidad. Por ello, crece la expectación en torno al “análisis sentimental”, una nueva y sofisticada disciplina que permite, a través de la minería de datos, el procesamiento del lenguaje natural y la lingüística computacional, analizar el sentido del texto y, a partir de ahí, poder establecer valoraciones o recomendaciones. Algunos medios como el Financial Times han comenzado a realizar pruebas de búsqueda y recomendación basadas en estas tecnologías. Pero es en torno a Twitter donde se están llevando a cabo más experimento. El número de aplicaciones que ofrecen análisis de función de los “sentimientos” de los tweets crece día a día.  Tweetfeel, Twendz, Twitrratr son sólo algunas herramientas que ya disponibles que harán más fácil la personalización y recomendación de contenidos.

Pero la cosa no termina aquí, el uso de estas herramientas durante los debates de los candidatos en Reino Unido muestran el interés que ha despertado y las múltiples posibilidades que ofrece para los propios políticos, asesores o para los periodistas. Según los expertos, resulta sorprendente el grado de predicción que estos sistemas pueden llegar a tener sobre el comportamiento de la “multitud”. Tendremos ocasión de comprobarlo en unas pocas semanas sobre el modelo predictivo que Tweetminster ha establecido para las elecciones británicas utilizando los comentarios que los ciudadanos realizan en Twitter.


Captura de pantalla 2010-05-02 a las 22.59.50




iPad y el marketing 2.0


Todos los blogs tecnológicos y la gran mayoría de los medios online del mundo han dedicado durante el pasado fin de semana un lugar preferente al lanzamiento del iPad. Cada nuevo producto de Apple se convierte en un “acontecimiento planetario” que supera al anterior. Los responsables de marketing de la compañía se merecen un reconocimiento superior si cabe al de sus ingenieros y diseñadores.

Con una estrategia de marketing única y arriesgada, que consiste en simular que no tienen estrategia, han conseguido lo que ninguna otra empresa. Apple juega con un nuevo modelo de comunicación 2.0. Sin apenas publicidad, sin participar en las ferias del sector y utilizando a los propios usuarios como evangelistas de sus productos, han conseguido que muchas de sus acciones, que serían criticadas con dureza a su competencia, le sean alabadas a la empresa de la manzana. Apple es capaz de gestionar con cuentagotas la información, de poner en su contra a los principales blogs tecnológicos del momento, de controlar de forma interesada los rumores y desmentidos para, con todo ello, generar más y más expectativas y alimentar un halo de misterio. Con todo ello y, por supuesto con dispositivos innovadores y disruptivos, han conseguido que sus clientes sean auténticos devotos. La relación de Apple con sus usuarios sólo es comparable a la que históricamente ha mantenido Harley Davinson.

Microsoft, que durante los últimos años se ha esforzado en poner en marcha una estrategia de mayor apertura y transparencia, no consigue desprenderse del todo de su mala prensa y reputación. Por su parte, empresas como Amazon o eBay que nacieron bajo la estela de la nueva economía han ido paulatinamente perdiendo su brillo de “start up” para pasar a la realidad mundanal de las empresas cotizadas. Mientras tanto, Apple sigue manteniendo e incluso mejorando con el paso del tiempo su imagen ya que ha sido capaz de cautivar a nuevos usuarios fuera del entorno de los  “iniciados” tecnológicos.

El caso de Google es el más paradigmático, rehén de su propio éxito y del crecimiento exponencial que ha adquirido durante su breve existencia, parece sufrir el mal del “Doctor Jekyll y mister Hyde”. Aunque para un gran número de usuarios Google sigue manteniendo el espíritu que se sintetizaba en su eslogan “Don’t be evil”, los años y el éxito han debilitado su marca y la relación con los propios usuarios. Durante los últimos años ha crecido la percepción, de que Google podría convertirse en el Gran Hermano.

La estrategia de Apple no ha podido darle mejor resultado, según Business Insider a partir de datos de capital IQ, en lo que va de año sus acciones han crecido un 10% impulsadas por las expectativas del iPad, mientras que las de Google han bajado un 10% por sus problemas en China y el frío recibimiento del Nexus one. A pesar de las críticas que el iPad ha cosechado durante su lanzamiento, Apple parece mantenerse en plena forma y controlar a la perfección los resortes de la comunicación 2.0.

iPad: el día “D”


El día “D” ya ha llegado. Tras casi un año de rumores y desmentidos, el iPad ya está en las tiendas. Para algunos el futuro comienza hoy, para otros será un gran fracaso. Lo que es indiscutible es que Apple marca, una vez más, y para desesperación de su competencia, la agenda tecnológica. Si con el iPod Apple revolucionó el mundo de la música y con el iPhone ha puesto patas arriba el sector de la telefonía móvil, con el iPad existen dudas de si también marcará un hito en el mundo de los contenidos. Tal vez la necesidad de los editores por encontrar una tabla de salvación ha creado demasiadas expectativas.

El iPad es muchas cosas y al mismo tiempo carece de muchas otras. Sus críticos han asegurado que es un iPhone grande o que tiene serias carencias respecto a cualquier netbook disponible actualmente en el mercado. Las carencias y problemas del iPad poco van a importar a sus primeros compradores. La asusencia de funcionalidades es un viejo truco marca de la casa. La primera versión de sus dispositivos suele carecer de alguna de las funcionalidades básicas, que serán solventadas en posteriores actualizaciones, mejorando las ventas; otras ausencias tienen un carácter más estratégico, en concreto su particular batalla contra el Flash de Adobe.

El verdadero éxito del iPad no dependerá del número de dispositivos que pueda vender, que seguro que es elevado a tenor de las más de 250.000 pre-ordenes efectuadas durante el mes de marzo, ni su fracaso dependerá de las críticas que puedan expresar los influyentes blogs tecnológicos. El éxito del iPad, y de los futuros dispositivos que aparezcan tras su estela, se verá cuando demuestre que es capaz de modificar los hábitos de acceso a la información de los usuarios y de crear un nuevo ecosistema de negocio para los contenidos digitales en el entorno de la nube.

El iPad, aunque no es el primero, es el dispositivo convergente pensado por y para la nube, además parte con muchas ventajas frente a otros dispositivos similares como el Courier de Microsoft. Y es que desde el primer día de su lanzamiento los usuarios podrán correr las más de 150.000 aplicaciones ya desarrolladas pora el iPhone, un punto de partida prometedor. Durante los últimos años cuando Microsoft abre una ventana Apple abre una puerta. Lo que no sabemos aún es si el iPad se convertirá en la puerta de entrada  a los contenidos de pago en la nube.

Geolocalización en un mundo “aumentado”

Si hubiera que destacar la empresa de Internet que más atención está despertando entre usuarios y especialistas, FourSquare es sin duda la start up del momento. FourSqure que, en apenas un año ha superado los 600.000 usuarios, permite como su antecesora e inspiradora Dodgeball o su potencial competidora Gowalla, que tus amigos sepan dónde estás en cada momento.

Hay que recordar que Dodgeball, creada por Dennis Crowley fundador a su vez de FourSquare, fue comprada en 2005 por Google y se cuenta como uno de sus fracasos más sonados, ya que tuvo que ser cerrada posteriormente. Seguramente en Google, de saber el éxito de estos nuevos servicios de localización,  se lo hubieran pensado dos veces. No siempre los visionarios y pioneros triunfan. Generalmente los servicios más innovadores se adelantan a su tiermpo cuando ni los usuarios ni el mercado están preparados para ello. Sin embargo, los nuevos servicios de geolocalización disfrutan del éxito porque han llegado en el momento adecuado.

Las críticas a FouSquare o Gowalla, recuedan a las que en su momento se hicieron a Twitter, que acaba de cumplir sus primeros cuatro años de vida; "a quién le puede interesar que estoy haciendo o en dónde estoy?", sin embargo es más que probable que,  como ocurrió con Twitter, las verdaderas posibilidades surjan de los usos no previstos que hagan los propios usuarios. 

Todos estos servicios ponen de manifiesto el poder de la geolocalización, o mejor dicho la puesta en valor de los datos en un entorno geoespacial. La localización permite una mejor segmentación para los anunciantes y una mayor personalización para los proveedores de contenidos. Junto con la mejoras en los interfaces, las mayores novedades tecnológicas vendrán asociadas a servicios y aplicaciones que exploten los datos geolocalizados. La realidad aumentada es un claro ejemplo de la convergencia entre movilidad, interfaces y geolocalización. Un nuevo mundo al alcance de nuestros móviles.

¿Dónde está el iPad?

Ipad Hoy finaliza la décima edición del MWC, la feria más importante del mundo de la movilidad, en la que durante cuatro días se dan cita las principales empresas vinculadas a los móviles: operadores, proveedores de infraestructuras, fabricantes de dispositivos y empresas de servicios y contenidos.

Un congreso que sirve, como ningún otro, para tomar el pulso a un sector en pleno proceso de cambio y transformación y que, aparentemente, no parece sufrir los efectos de la crisis. Las cifras del evento son espectaculares: más de 50.000 vistas y un impacto económico en la ciudad de Barcelona superior a los 220 millones de euros. Una muestra de que nuestro país tiene capacidad para explotar un nuevo modelo de turismo.

Un rápido análisis de las novedades presentadas estos días permite ofrecer una panorámica de las principales tendencias del sector de la telefonía móvil para los próximos meses:

1. El secreto está en las aplicaciones. Nadie quiere perderse una porción del pastel de las aplicaciones para smartphones.

2. La guerra de los sistemas operativos no ha hecho más que empezar. El mismísimo Steve Ballmer aprovechó el congreso para presentar la nueva versión de Windows phone.

2. Los operadores también quieren estar presentes en los nuevos modelos de negocios asociados a los contenidos y a los nuevos dispositivos: neetbooks, ebooks, etc.

3. El móvil se presenta como la principal ventana de acceso a la economía de la nube.

4, Pese al revulsivo que ha representado la irrupción de los nuevos entrantes, la movilidad sigue siendo un sector en el que la infraestructura tiene un gran peso. En ese contexto debería interpretarse el conciliador mensaje del CEO de Google.

Desde un punto de vista más prosaico y como mero visitante al congreso me ha llamado especialmente la atención:

  • El poderio y despliegue que llevan a cabo las empresas fabricantes de infraestructura de red.
  • Los contenidos son el hermano pequeño del sector.
  • La participación de la mujer en el sector sigue siendo minoritaria, por no decir anecdótica.
  • Una menor presencia de representantes de países asiáticos que en ediciones anteriores.
  • La presencia de Joan Laporta 😉

Pero, sobre todo llama la atención la ausencia del gran protagonista del año: el iPad. Es sabido que Apple no asiste a ninguna feria del mundo y no iba a hacer una excepción con el WMC. La empresa de la manzana, haciendo gala de su magistral estrategia de marketing consistente en parecer que no tienen estrategia de marketing, ha conseguido una vez más su propósito, que todo el mundo dentro y fuera del recinto se preguntara, pero dónde está el iPad?