MWC 2017: La inteligencia toma la feria

Artículo publicado en El País el 25/02/2017

Un año más está aquí el Mobile World Congress, la feria tecnológica más importante de Europa y una de las referencias de todo el mundo. Nótese que hacemos hincapié conscientemente en que es “tecnológica” porque, aunque el protagonista sigue siendo el mobile, la feria cada vez más lo trasciende, abarcando el mundo digital en su conjunto. Muestra también del imparable proceso de convergencia en el que la tecnología se ve sumida y en el que el “mobile” funciona como puente entre los nuevos ecosistemas que se están constituyendo y que se superponen. En este sentido, las plataformas serán uno de los ámbitos más relevantes de la feria de este año.

La conquista digital de nuevos entornos se sucede. Destaca en esta edición el coche conectado como el nuevo entorno en el que confluyen plataformas, hardware y aplicaciones, y en el que el mobile actúa como aglutinador y puente con otros ecosistemas como la smart home o la Internet de las cosas (IoT).

Pero si hubiera que anticipar un claro protagonista en el MWC17, este sería, sin duda, la inteligencia artificial, que ya empieza a formar parte de nuestro entorno más cercano, a veces sin darnos cuenta. La “tangibilización” de su uso se manifiesta, como se pondrá de manifiesto en esta edición en innumerables servicios, ya sea en forma de bots, sistemas de análisis de big data, reconocimientos de imágenes o biométrico. Otro de los principales atractivos de la feria será, previsiblemente, el auge de los asistentes personales mediante voz. Lenovo, Huawei o Google, entre otros, aprovecharán a buen seguro la feria de este año para mostrar sus novedades en este campo.

Este año se cumple el décimo aniversario del iPhone de Apple. Su lanzamiento supuso el auge de las pantallas táctiles. Superada esta primera fase, nos adentramos en otra en la que comenzamos a interactuar a través de la voz que se convertirá en el interfaz predominante en los próximos años. La convergencia entre la inteligencia artificial y la voz dará comienzo a una nueva era de interfaces en la que pasaremos de “tocar” la tecnología a hablar con ella

Respecto a las presentaciones de nuevos dispositivos, que siguen siendo uno de los principales reclamos de la feria, parece que este año, a la espera de sorpresas de última hora, no nos deparará innovaciones tan disruptivas como en otras ediciones. Se esperaba que Samsung aprovechara el MWC para hacer la presentación del Galaxy 8, después de su annus horríbilis debido a las explosiones de las baterías del Note7, que precisamente se presentó en la pasada edición del MWC. Sin embargo, parece lógico que la compañía coreana no quiera arriesgarse a un nuevo fiasco intentando llegar al mercado antes de tiempo.

Además, habrá que estar atentos a las habituales presentaciones de nuevos modelos cada vez más potentes en prestaciones y con nuevas funcionalidades como las cámaras duales de la gama alta de Huawei o el ZTE Gigabit, con capacidad para conexiones a velocidades de gigabit, modelo que se anticipa a las posibilidades que ofrecerán las nuevas redes 5G que también tendrán un espacio relevante este año en Barcelona. También cabría destacar el regreso de Nokia en su nueva andadura sin Microsoft y en alianza con FoxConn, la empresa china proveedora de los principales fabricantes de móviles de todo el mundo, que tiene previsto reemplazar a más del 50% de su plantilla por robots. Otro síntoma de los tiempos de transformación que está experimentando el sector.

Aunque es posible que se puedan ver algunos prototipos de teléfonos flexibles o dobles pantallas, todavía parece pronto para su explotación masiva. Tampoco es previsible que vayamos a encontrar grandes novedades en el campo de las tabletas o al menos no lo suficientemente significativas para revertir la imparable caída de su venta a nivel mundial.

Por su parte, la realidad virtual, la realidad aumentada y el vídeo 360 recobran protagonismo en su convergencia con el mundo material, dando lugar a la denomina realidad mixta (mixed reality) que abre posibilidades insospechadas para el mundo del entretenimiento en general y de los videojuegos en particular.

Parece por tanto que la inteligencia artificial se confirma como el catalizador de las diferentes tecnologías que confluyen bajo el paraguas del mobile, inaugurando una nueva era. El MWC celebra su 12 edición desde que se realiza en nuestro país y podemos volver asegurar que la transformación mobile no ha hecho más que empezar. Ajústense los cinturones que vienen curvas.

Internet expandida

data2

El pasado mes de marzo se cumplieron 25 años desde que Tim Berners-Lee, un físico que por entonces trabajaba en el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) en Ginebra, ideó un “sistema de distribución de documentos de hipertexto” lo que hoy conocemos como la WWW. En estos 25 años hemos asistido a la popularización de la web, y con ello, a una de la revoluciones tecnológicas más importantes de la historia de la humanidad cuyas implicaciones, con sus claros y oscuros, solo ahora empezamos a comprender en toda su dimensión. Un cuarto de siglo en el que han surgido cambios que han ido dando paso a diferentes etapas: la burbuja .com, la internet social, etc.

Tras muchas especulaciones, aciertos y fracasos cometidos durante este corto pero intenso período de tiempo empezamos a entender la dimensión del fenómeno y los pilares sobre los que se está construyendo la actual WWW sustentada en la nube, lo social, el mobile, la internet de las cosas y los datos; en definitiva, una Internet expandida.

Acceso a la nube

La nube se ha consolidado como el modelo sobre el que se desarrolla el ecosistema digital. Por ello el acceso se ha convertido, como anticipara el sociólogo y economista Jeremy Rifkin, en la puerta de entrada a la economía digital. Esta vía, muy fructífera desde el punto de vista de ingresos, sigue estando dominada en su mayoría por los operadores de telecomunicaciones, poseedores de las redes, tanto fijas como móviles. Aunque la barrera de entrada sigue siendo muy elevada, es previsible que paulatinamente pueda ir cambiando, como pone de manifiesto la apuesta de Google Facebook por crear redes alternativas. Según estimaciones de Deloitte, la actividad económica vinculada a la conectividad, solo en los países en vías de desarrollo, podría generar un aumento del 72% en la tasa de crecimiento del PIB, y más de 140 millones de nuevos puestos de trabajo. La nube impone sus propias reglas de funcionamiento que a su vez van configurando la arquitectura de la economía digital.

La era post PC: ‘mobile’ y más allá

Se estima que durante el último trimestre de 2013 el número de tabletas, vendidas superó por primera vez al de PCs. Concretamente en EEUU, el pasado mes de enero los usuarios utilizaron por primera vez más teléfonos inteligentes y tabletas que PCs para acceder a Internet. Los dispositivos móviles representan ya el 55% del uso de Internet. El móvil se ha constituido en una categoría en sí mismo, desbancando al PC como puerta de entrada a Internet, lo que conlleva profundos cambios en usos y hábitos de comportamiento.

article_495_contents_5931_originalDesde el año 2009 las ventas de smartphone y tabletas se ha disparado mientras que el crecimiento de PCs tanto en el ámbito empresarial como en el hogar se estancaba.  De esta forma, se está configurando una nueva generación digital constituida por los que hemos venido a llamar “nativos móviles” aquéllos cuyo principal acceso a Internet se realiza a través de dispositivos móviles. La principal función del dispositivo ya no es hablar sino estar conectado. El auge de los dispositivos móviles implica cambios en los hábitos  de los usuarios. Según datos reportados por Facebook esta misma semana casi el 27% de sus usuarios accede a la plataforma exclusivamente a través del móvil, mientras los que acceden exclusivamente a través de PCs son sólo el 21% de su base total de usuarios. Por todo ello podemos hablar de una nueva generación, los denominados “nativos mobile”: aquellos usuarios, empresas e incluso países que han encontrado en los dispositivos móviles una forma de acelerar su incorporación a la sociedad digital.La Internet social

En 2004 Tim O’Reilly popularizaba el término Web 2.0 para describir la evolución que estaba experimentando Internet gracias a las nuevas plataformas, blogs, wikis, redes sociales, etc. que permitían la participación de los usuarios. Con este término se clasificaban a todos aquellos sitios en los que los usuarios participaban de forma activa y/o colaborativa en la creación y compartición de información.

En estos diez años no se ha consolidado un modelo de negocio claro vinculado a los medios sociales, pero éstos se han hecho imprescindibles para cualquier negocio. Ya sea para la generación de audiencia, para mejorar la atención al cliente o para la captación de datos, la “capa social” se ha convertido en un atributo indispensable para todos los negocios digitales. Parece difícil hacer negocio con la internet social, pero todo negocio necesita ser social.

Internet de las cosas (IoT)

Si el éxito indiscutible de la web social ha sido poder conectar y hacer participe a las personas, se estima que más 1/3 de la población mundial está conectada, el siguiente paso es la interconexión de objetos, lo que supone un cambio de escala y probablemente de modelo de Internet.

Las previsiones sobre la velocidad de crecimiento varían dependiendo de la fuentes, pero parece evidente que su crecimiento será exponencial estimándose que en 2017 el número de objetos conectados supere al conjunto de PCs, smartphone y tablets.
Captura de pantalla 2014-05-01 a la(s) 17.55.31
La Internet de las cosas (que excluye PCs, tabletas y smartphones) se prevé que la IoT pueda alcanzar, dependiendo de las fuentes entre 26.000 50.000 millones de objetos conectados en 2020. La IoT ofrece nuevas oportunidades y nuevos modelos de negocio, más que la Internet social y representa un salto de escala en magnitud.Los datos

¿Y qué hace mover esta nueva Internet expandida? Parece que existe consenso en que los datos son el combustible que impulsa la economía digital. Toda nuestra vida digital deja rastro: los sitios que visitamos, los enlaces a una marca o a una noticia, nuestras relaciones y contactos en las redes sociales, todo se convierte en datos, que correctamente gestionados, pueden llegar a ser una gran fuente de valor.

A lo largo de la historia la relación de los usurarios con las pantallas ha ido en aumento. A medida que éstas se han ido aproximando, desde la pantalla del cine a la de los teléfonos móviles, la captación de datos ha ido en aumento, lo que ha permitido un mayor conocimiento del usuario.

En esta continúa e imparable aproximación las pantallas que han llegado más recientemente son las de los denominados wearables (gafas, pulseras, relojes, anillos, etc.) pero éstas no serán las últimas, ya están aquí los ‘parches conectados’ o smart skin. La magnitud y personalización de los DATOS es inversamente proporcional a la distancia que nos separa de las pantallas con las que interactuamos.

Estamos, por tanto, inaugurando una nueva etapa de la web de magnitudes impensables hasta la fecha, y cuyo impacto, tanto económico como social, es imprevisible. Bienvenidos a la Internet Expandida

Miradas para interpretar la sociedad II

Segunda entrega sobre algunas de las que, en mi opinión, son las obras de referencia para entender la sociedad actual. En esta ocasión se trata de cuatro autores nacionales. Los libros seleccionados están escritos al final de los 90 o comienzos del 2000 cuando la SI estaba aún en sus albores, tres de ellos comparten una visión crítica y es clara su influencia orteguiana, aportando una mirada algo escéptica y cínica sobre la por entonces incipiente sociedad digital. Sin embargo, más de una década después, su lectura ofrece innumerables aspectos para la reflexión, planteando aspecto de plena actualidad.

El estilo del mundo. La vida en el capitalismo del mundo
Vicente Verdú (Anagrama, 2003)

estilo del mundo 2Sin duda uno de los libros fundamentales para entender en qué consiste el capitalismo postindustrial. Verdú, con su capacidad para interrelacionar temas aparentemente inconexos, aborda lo que define como la trampa del nuevo capitalismo y su hipnótica capacidad de atracción. Escrito en 2003 el estilo del mundo adquiere una nueva dimensión al releerlo con la visión actual y tras la experiencia de haber asistido al auge y “refundación” del capitalismo. Un libro esencial sobre el poder de los intangibles en una sociedad virtual y, en definitiva, sobre la impostura del capitalismo financiero.

 

Cosmopolitas domésticos
Javier Echeverría (Anagrama, 1995)

cosmopolitas domestigos 2En 1995 cuando para hacer referencia a Internet se hablaba de las autopistas de la información y el número de internautas se contaba por unos pocos miles, la banda ancha era una entelequia y los móviles un objeto de lujo, el premio Herralde recaía en la obra de título premonitorio,  los cosmopolitas domésticos. Sobre el concepto de la “revolución doméstica” Echeverría construye un tratado sobre un nuevo modelo de sociedad más abierta e interconectada, que invade y transforma la concepción de los “espacios privados e  íntimos.” La evolución de una sociedad transparente e interconectada sin salir de nuestra habitación. Lo hiperlocal como referencia de la nueva globalización.

 

Internautas y naúfragos. La búsqueda del sentido en la cultura digital
José Antonio Pérez Tapias (Trotta, 2003)

naufragos 2El filósofo Pérez Tapia  analiza en esta obra las contradicciones y ambivalencias de la sociedad digital . El viaje de Ulises a Ítaca sirve como metáfora de la búsqueda del “sentido de la cultura digital”. Una vez más aparece la postmodernidad como referente filosófico para un ciudadano que se enfrenta a las paradojas de un entorno desconocido y que se encuentra desorientado ante la dualidad virtual-real. Asimismo, el autor  hace una llamada de atención sobre las que denomina las ideologías de la tecnocracia y la necesaria mirada crítica hacia la ideología del progreso que marca la modernidad.

 

Estado del bienestar y sociedad de la información. El modelo finlandés
Manuel Castell; Pekka Himanen (Alianza editorial, 2002)

estado-del-bienestar-y-sociedad-de-la-informacion-el-modelo-finl-andes-9788420691039 2La dimensión política de Castell, tan presenta en toda su obra, es la piedra angular de  este libro, una de sus  obras menos conocidas y referenciadas, y que a mi particularmente me parece más interesante. Desde ciertos ámbitos políticos y económicos se ha intentado hacer ver que solo existía un modelo de desarrollo de la Sociedad de la Información, que el desarrollo tecnológico solo podía entenderse desde una visión liberal tanto desde el punto de vista económico como social. Esa teoría tiene su punto álgido en la apuesta por el emprendimiento como única vía para el desarrollo económico. Castell junto a Pekka Himanen desmontan esta teoría a partir del análisis detallado del modelo de Sociedad de la Información finlandés como referente del estado del bienestar, basado en una apuesta decidida por la educción y la innovación. Señores políticos, tomen nota¡¡

¿HTML 5, ‘apps’ nativas o una tercera vía?

Html5 vs appsLa controversia acerca de los estándares y formatos es un clásico en la historia de la tecnología. Un buen ejemplo fue el de las cintas de video allá por los años 70 del siglo pasado que dio lugar a una de las primeras y más famosas guerras entre formatos, el Betamax de Sony y el VHS de JVC. Es conocido cómo la victoria e imposición de VHS sobre BETA, aunque  esta última ofrecía mejor resolución, se debió a razones estratégicas y de interés comercial más que a motivos técnicos.

Las batallas técnicas en el mundo tecnológico tienden a ser debates muy polarizados en los que las argumentaciones técnicas esconden, en ocasiones, intereses comerciales y empresariales. En un mercado cada vez más complejo y competitivo la imposición de un estándar proporciona una ventaja competitiva esencial para el liderazgo sectorial.

En pleno auge de la denominada app economy, vinculada al desarrollo y comercialización de aplicaciones móviles, somos testigos de la disyuntiva a la que se enfrentan muchas empresas y desarrolladores, de cara a decantarse por las ‘apps nativas’ o las ‘aplicaciones web’ desarrolladas en HTML5. Una interesante batalla, si bien es cierto que menos virulenta que la que desencadenó Steve Jobs contra Flash, hace ahora cuatro años, coincidiendo con el lanzamiento del iPad. Precisamente, el auge del HTML5 no puede entenderse sin la decisión que adoptó Apple para que sus dispositivos móviles smartphones y tablets no soportaran la tecnología de Adobe.

Las tiendas de aplicaciones, vinculadas a cada sistema operativo y/o dispositivo, ofrecen entornos más robustos y seguros, además de mayores ventajas a los desarrolladores y empresas,al facilitar su búsqueda y comercialización a públicos diversos. A cambio, los propietarios de las aplicaciones tienen que abonar un importante peaje ya que pierden el control y la relación con su cliente a favor del propietario de la appstore, frente a los desarrolladores y empresas que apuestan por aplicaciones web que lo que pierden en funcionalidad y rendimiento lo ganan en un menor coste de desarrollo, mayor independencia y una relación más directa con sus usuarios.

Aspecto muy relevante si, como creemos, el negocio digital se basa en los datos y en el conocimiento de nuestros usuarios, uno de los motivos por los que Financial Times, pionero en la industria de medios, lleva años apostando por su app web en HTML5, habiendo conseguido ya más de dos millones de suscriptores. En el otro lado de la balanza, Facebook, cuya apuesta por las apps en HTML5 en detrimento de las apps nativas,ha supuesto, en palabras de su fundador,el mayor error que ha cometido la compañía en el campo de la movilidad”.

El mercado en cifras

Y tras una u otra tecnología un mercado que no para de crecer. Según estimaciones sectoriales, en la actualidad el número de apps nativas podría superar los 1,25 millones, mientras que las basadas en web o HTML5 rondarían las 75.000. Un mercado que sólo en los EEUU ha generadoalrededor de 500.00 empleos.

Parece como si la web se debatiera siempre entre modelos cerrados, aparentemente más controlados, estables y seguros y modelos abiertos, más versátiles e innovadores. Aunque parece que, a día de hoy, las apps nativas ofrecen ventajas indiscutibles, la tecnología HTML5 avanza rápidamente, ofreciendo posibilidades que parecían lejanas hace apenas un año.

Es probable que el uso de aplicaciones basadas en la web irán en aumento sin que el liderazgo de las nativas peligre. De hecho, en el debate recientemente ha surgido una ‘tercera vía’ que considera que ambas son complementarias y que coexistirán durante mucho tiempo. Ni siquiera en el mundo tecnológico las decisiones pueden resolverse de forma binaria.

Este artículo ha sido publicado previamente en Teknautas.

Retos tras el #20N

Comienza una nueva legislatura. Seguramente, la de mayor incertidumbre y complejidad debido a la situación económica actual. Un entorno adverso, que esconde un cambio de modelo económico y social. Aunque llevamos años hablando del cambio de paradigma, no ha sido hasta el estallido de la crisis financiera cuando se ha acelerado la necesidad de una transformación completa de nuestro sistema productivo.

Muchos de los problemas a los que se enfrenta la economía mundial y, la española en particular, pasan por establecer un nuevo modelo económico basado en las nuevas tecnologías.  Sin embargo, el desarrollo de un modelo de Sociedad de la Información no consiste en crear un mercado de consumidores tecnológicos, es mucho más, y obliga repensar el modelo en su conjunto. Los países más avanzados, como los países del norte de Europa, Corea o EEUU emprendieron este camino hace ya algunas décadas.

Estos son los diez principales retos a los que deberá dar respuesta el nuevo ejecutivo tras el #20N:

1. Productividad. Aunque no existe consenso respecto al nivel de productividad de nuestro país, según datos de Eurostat, la industria española ocupó en 2007 el duodécimo lugar dentro de la Unión Europea, variando su posición según el sector de que se trate. Nuestro modelo productivo, basado fundamentalmente en la construcción y el turismo, tiene que dar paso a otros sectores en los que la tecnologías de la información son necesarios para mejorar la productividad y competitividad de cara al exterior.

2. Modernización de la administración pública. Uno de los principales retos pasa por crear una Administración más dinámica y eficaz. Es inviable un estado del bienestar sin un modelo eficiente y productivo de Administración Pública. Ésta necesita una completa transformación organizativa que deberá sustentarse en el impulso de las nuevas tecnologías en todos y cada uno de sus estamentos y procesos. Según el profesor Manuel Castells “por cada punto adicional de productividad en el sector público se generan cuatro puntos en la productividad total”. Basta señalar a la Agencia Tributaria, una de las administraciones más avanzadas tecnológicamente del mundo para constatar que cuando se quiere se puede.

3. Apuesta por la eAdministración. Además de la mejora organizativa de la Administración es necesario, también, impulsar y fomentar la relación entre ésta y los ciudadanos a través de los servicios telemáticos. El fracaso del DNI electrónico ha sido una oportunidad perdida para agilizar y facilitar los trámites por vía telemática. No obstante, la base de documentos de identidad electrónicos expedidos hasta la fecha, alrededor del 30% de los ciudadanos dispondrían de uno, es un buen punto de partida para aprender de los errores.

4. Open data. La necesidad de una democracia abierta y participativa requiere la liberación de los datos públicos. En la administración tradicional, muy estructurada y procedimentada de forma jerárquica, la información era poder. La burocracia por compartimentos fomenta la burocracia. La liberación de datos públicos, además de ser un aspecto fundamental para la transparencia administrativa de cualquier democracia que se precie, puede representar un motor de desarrollo económico.

5. Emprendeduría. Hay evidencias demostradas de que en la sociedad conectada, la emprendeduría será en el futuro la primera fuente de empleo. Es sabido que España no se ha caracterizado por su espíritu emprendedor. Para revertir esta tradición, además de mejorar las condiciones desde la escuela del entorno, y de cara al corto plazo, hay que poner en marcha acciones concretas que en principio parecen de fácil implantación.

6. I+D. Aunque en todos los discursos políticos y empresariales la apuesta por la innovación es recurrente, la realidad es que la crisis ha pasado factura a la inversión en innovación, tanto en el sector público como en la empresa privada. Resulta preocupante que, según datos del último informe COTEC sobre Tecnología e Innovación, la inversión en I+D empresarial descendió durante el periodo analizado por primera vez en su historia. Es fundamental entender que para salir de la crisis es necesario más I+D, no se saldrá satisfactoriamente invirtiendo menos.

7. Banda ancha. Seguimos “disfrutando” de la banda ancha más cara de los países de la OCDE. No es de extrañar, por tanto, que a cierre de 2010  la penetración de la banda ancha en nuestro país estuviera por debajo de la media de la OCDE. Es necesario, como reclama el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT), un plan integral para el desarrollo de redes de nueva generación. La apuesta por la banda ancha tiene efectos inmediatos en la economía, según estimaciones recogidas en el informe realizado por el COIT, doblar la velocidad de la banda ancha supone un incremento del 0,3% del PIB.

8. Propiedad intelectual. Los errores cometidos en la concepción y elaboración de la mal llamada Ley Sinde han sido una oportunidad perdida para abrir un debate en profundidad sobre Propiedad Intelectual con el objetivo de crear un nuevo marco regulatorio que permita aunar tanto los derechos de los creadores y de los ciudadanos sin ahogar la innovación y el desarrollo de nuevos modelos de negocio en el ámbito digital.

9. Economía en torno al español. El español es el tercer idioma más usado en Internet. Más de 164 millones de internautas, lo que representa el 8% del total, y cuyo potencial económico está aún por explotar. El español es la mejor herramienta de que disponemos para poder ser relevantes en un mercado global.

10. Educación. No es casual que uno de los debates más encarnecidos que ha surgido al socaire de la crisis sea la Educación, piedra angular del modelo de sociedad que queremos para el futuro. Debate que se aborda, casi siempre, desde una perspectiva ideológica que dificulta un pacto global sobre este aspecto crucial para el porvenir de la sociedad en su conjunto. Como sostiene Richard Gerver hay que aprender a educar a nuestros hijos como ciudadanos globales. Nos jugamos el futuro.

 

 

Propiedad Intelectual, un debate necesario

Asistimos al proceso de concentración empresarial más rápido e importante de la historia, en el que unas pocas empresas acaparan, cada vez más, mayor poder de mercado. Estas empresas, mayoritariamente americanas, exceptuando sus réplicas chinas, liderarán en los próximos años, si no lo hacen ya, la economía mundial. En este escenario, Europa ha ido perdiendo paulatinamente peso y su papel en la economía digital es, salvo honrosas excepciones, casi testimonial. Todos los datos que se han conocido en torno a la llegada de Amazon a nuestro país son buena muestra de ello.

Tan fascinados y expectantes estábamos ante la llegada del “amigo americano” que la ampliación por parte de la Unión Europea del plazo de protección de los derechos de autor ha pasado casi desapercibida. Con esta directiva, la extensión del copyright para obras musicales se amplía de los actuales 50 años a los 70. Esta ampliación beneficia a algunos autores, como los Beatles, cuyas obras estaban a punto de pasar a dominio público.

La ampliación de la extensión de los derechos de Propiedad Intelectual, que según expertos como Lawrence Lessig, Joost Smiers, o Ian Hargreave, en el contexto de una cultura basada en la “compartición y la remezcla“,  beneficia principalmente a una minoría de creadores consagrados frente a los nuevos y, por tanto, representa un lastre para el desarrollo económico y social del futuro. Precisamente, Ian Hargreave es el autor de un exhaustivo informe, realizado a petición del Primer Ministro Cameron para analizar el modelo de Propiedad Intelectual del Reino Unido y cuya principal conclusión no puede ser más reveladora:

que las leyes de protección de los derechos de los autores, con más de tres siglos de antigüedad, destinadas originalmente a crear incentivos económicos para la innovación son, hoy por hoy, un obstáculo para la innovación y el crecimiento económico”. 

Estamos en puertas de una nueva campaña electoral y los equipos de asesores y expertos de los partidos políticos estarán estos días preparando las iniciativas y propuestas para salir de la crisis y establecer un nuevo modelo económico para el futuro. Un modelo en el que las nuevas industrias creativas deberían jugar un papel fundamental,  en el que la defensa de los derechos de los creadores no restrinja la innovación y el desarrollo. El asunto es de tal calado y complejidad que no puede quedarse, una vez más, en medidas parciales y cortoplacistas, que resultan de poca o nula efectividad. Lo que se requiere de verdad es un debate sereno y en profundidad con el objetivo de crear un nuevo marco regulatorio sobre Propiedad Intelectual. Como compromiso electoral no es poco. Sirva el estudio y las propuestas de Hargreave como punto de partida.

 

 

 

 

http://www.ipo.gov.uk/ipreview.htm

#11septiembre, una década después

Hoy 11 de septiembre se cumplen 10 años del ataque a las torres gemelas de NY. El día que en gran mediada cambió el mundo y en el que entramos de facto en el s. XXI,  lo que han venido a denominarse como la era de la incertidumbre. Hemos asistido a una década de cambios y transformaciones políticas, económicas y sociales. En toda esta transformación el desarrollo de las TIC y en especial de Internet han tenido un papel trascendental.

El 11s tuvo consecuencia trágicas: la guerra de Afganistán, la invasión de Irak, la perdida de derechos y libertades y, sobre todo miedo, mucho miedo. Al tiempo que esto sucedía, el paulatino desarrollo de Internet, empezaba a ser una ventana por la que entraba aire fresco, por la que los habitantes de los países árabes iban poco a poco adquiriendo conciencia de ciudadanos, desembocando una década después en la primavera árabe. Lo que no se había conseguido durante años de colonización, invasiones y guerras comienza a darse, aunque todavía tímidamente, gracias al “poder blando” que representa el acceso a Internet.

Porque durante estos 10 años la verdadera transformación ha estado vinculada al desarrollo y uso de la Red. Según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU, en sus siglas en inglés), en 2001 el número de internautas y subscriptores móviles en el mundo estaban a la par, en torno a los 500 millones de usuarios. Transcurrida una década hay más  de 2.000 millones de internautas y los usuarios móviles superan los 5.000 millones, de ellos el 60% en países en vías de desarrollo.  Internet, que en 2001 empezaba a percibirse en los países desarrollados como un motor de cambio y de progreso, ha sobrepasado cualquier expectativa. Más aún si se tiene en cuenta que en otras partes del mundo, como en los países árabes, la brecha digital afectaba a casi la totalidad de la población.

En estos 10 años se ha pasado de una penetración en los países árabes de aproximadamente el 3% a superarse durante el 2011 el 30%. Más llamativo resulta saber que en 2010 el número de usuarios con cuenta en Facebook en los países árabes superaba los 20 millones.

Si hubiera que destacar qué ha sido lo que más ha cambiado nuestra percepción del mundo como ciudadanos globales durante este tiempo sería, en mi opinión, precisamente las redes sociales. Gracias a éstas, en las sociedades árabes, sobre todo entre los más jóvenes, se ha producido el mayor cambio social de los últimos 50 años. Pese a los muchos interrogantes y dudas que puedan existir, el mundo árabe es más abierto y por tanto algo más democrático que una década atrás.

Otro aspecto relevante es cómo y a qué velocidad los social media se han ido incorporado a nuestras vidas. Para hacerse una idea, solo hay que pensar que antes del 11s no existían ninguna de estas herramientas. Habría que esperar todavía unos años para el nacimiento de Youtube o Twitter y que Zuckerberg, el fundador de Facebook, saliera del instituto. No resulta difícil imaginar el papel que los social media hubieran tenido durante el ataque y como hubiera influido en la forma de contar los acontecimientos en los días posteriores. De hecho, algunos medios tradicionales han recurrido a los social media para conmemorar este décimo aniversario, el NYT por ejemplo se ha unido a Youtube para que los usuarios cuelguen vídeos con sus reflexiones y recuerdos sobre el #11S una muestra más de que el mundo ya no es lo que era.

Fuente gráfico: Arab Social Media Report. DSG

 

 

Diseñando el futuro digital

Charlando con mi amigo Fernand0 sobre lecturas que le hubieran interesado especialmente, me habló del Informe sobre el Futuro digital, realizado por el Consejo de Asesores sobre Ciencia y Tecnología del Presidente de los Estados Unidos. Sin duda una interesante lectura que aporta mucho material para el debate y que ofrece diversas aproximaciones. Por ello surgió la idea de escribir algo conjuntamente y, de esta forma, nace este post que intenta complementar el suyo.

El estudio se centra en el análisis del Programa para la Investigación y Desarrollo de las Tecnologías de la Información y de las Redes (NITRD en sus siglas en inglés) por el cual el Gobierno Federal de los EEUU coordina su política de inversión en I+D en este campo. El Programa afecta a catorce agencias federales, incluyendo todos los grandes organismos de ciencia y tecnología que forman parte del NITRD.

Como bien señala Fernand0, el cambio conceptual más importante es la incorporación de las redes (networking) en el epicentro del futuro digital. De esta forma, mas allá de la tecnología propiamente dicha o del desarrollo de infraestructuras, el informe pone en valor el aspecto social de las redes. La verdadera transformación de las NIT se produce gracias a la participación y colaboración que permiten las redes. Al igual que ha sucedido en las empresas más innovadoras, que en gran medida sirven de referencia a la hora de elaborar el estudio, se propone pasar de una perspectiva, en la que la Tecnologías de la Comunicación (ITC) se situaba en el centro del debate, a un nuevo estadio en el que son las redes y sus conexiones (NIT) las que aportan una nueva dimensión. Es decir, situar al usuario/ciudadano en el centro de la transformación tecnológica. De esta forma, aspectos como la seguridad o privacidad adquieren un lugar preferente, proponiéndose un mayor control, así como una justa reciprocidad y transparencia, sobre los datos que las empresas y las administraciones públicas disponen de los ciudadanos.

El dibujo del futuro digital que proponen los asesores del Presidente tendría efecto en campos tan diversos como la mejoría de la productividad, la eficiencia energética, la investigación científica en el campo de la salud, y en la eDemocracia a través del open government. Sin olvidar por supuesto la Educación como piedra angular sobre la que se sustentaría el futuro digital. En este sentido, el informe apunta al doble reto al que se enfrenta la educación:

“first, to focus on fluency in NIT, on “computational thinking,” and on the fundamental concepts of computer science in order to prepare today’s students to be the next generation of leaders and professionals throughout our society; and second, to use NIT technologies to enhance teaching and learning”

Al mismo tiempo se enumeran los principales problemas científicos y técnicos que deben ser abordados con el fin de mantener y fortalecer el efecto transformador de las NIT, tanto en los EEUU como en el resto del mundo; también se describen algunos de los elementos esenciales de investigación que serán necesarios para resolver esos problemas y las posibles recomendaciones para ponerlos en marcha.

Los expertos evalúan que para llevar a cabo las principales iniciativas que se recomiendan en el informe se requeriría una inversión de, al menos, 1.000 millones de dólares al año, y  lo que es más importante, que para que las NIT tengan un efecto realmente transformador en los EEUU y en el mundo se requiere el liderazgo político del Gobierno. Incluso en los EEUU, cuna del modelo liberal, donde algunas de sus empresas tecnológicas, como es el caso de Apple, disponen de más liquidez que el propio Gobierno Federal, la recomendación del Consejo es una declaración de intenciones a favor de un  modelo determinado de Sociedad de la Información. Un modelo que en definitiva y que gracias a las Redes se sustente en el empoderamiento de la ciudadanía.

Es la educación, estúpido

Como última reflexión, a propósito de las conferencias de la Red Innova, me gustaría poner el foco en la importancia de la educación que, de forma más o menos explícita, ha estado flotado en el ambiente en un gran número de intervenciones.

El modelo de desarrollo de los países depende, en gran medida, de las políticas que los gobiernos apliquen para fomentar el ecosistema que favorezca y fomente el emprendimiento. Pero ese caldo de cultivo requiere de un paso previo aún más importante, basado en un modelo cultural y educativo adaptado a las nueva realidad social.

Existe unanimidad en que la escuela en España es una burbuja aislada de los cambios socio-técnicos que ocurren a nuestro alrededor. Cuando los estudiantes, nativos digitales en su mayoría, se dirigen al colegio cada mañana realizan un largo viaje, un viaje en el tiempo, que les retrotrae a un mundo que ya no existe, que forma parte del pasado pero que no va a ser parte de su futuro. Sabemos que algunas de las profesiones más demandadas actualmente corresponden a perfiles que no existían a penas hace cinco años, y que  los profesionales que serán más valorados en la próxima década todavía no existen. No parece que la forma en la que se enseña a nuestros hijos sea la más adecuada para afrontar estos retos. En este vertiginoso escenario cómo es posible que la transformación total de nuestro sistema educativo no sea una prioridad absoluta.

Si tuviera que elegir el principal mensaje, después de asistir a un gran número de charlas durante las dos jornadas,  me remitiría a la conferencia del experto en políticas educativas Richard Gerver, que expuso la importancia de enseñar a afrontar el riesgo en los tiempos de incertidumbre que nos ha tocado vivir. La dureza de la crisis económica en nuestro país es la manifestación de varias crisis  simultáneas, pero el problema más grave que tiene nuestro país no es la crisis económica, ni tampoco que el modelo de desarrollo impulsado en las dos ultimas décadas basado en el ladrillo haya resultado un lastre para el futuro, el verdadero problema es la educación, estúpido.

Skype, Netflix y la neutralidad de Red

A estas alturas no debe de quedar nadie que no sepa que Microsoft ha comprado Skype por unos 6.000 millones de euros, cantidad que, para poner en contexto, equivaldría  a multiplicar por ocho el mercado publicitario online en España. Skype, empresa de telefonía basada en tecnología VoIP, fue fundada por Niklas Zennström y Janus Friis que, entre sus logros, se encuentra el haber sido capaz de vender la misma empresa a dos compradores diferentes.

La de Netflix es también una historia de éxito, de cómo la empresa que nació hace catorce año como competencia a la por entonces aparentemente imbatible Blockbuster ha sabido adaptarse al nuevo escenario digital. Mientras que Blockbuster forma parte del pasado, Netflix es, a día de hoy, una de las compañías con mayor porvenir en el mundo de los contenidos online

Skype y Netflix son dos empresas emblemáticas del mundo online que sólo pueden concebirse en el contexto del actual modelo de desarrollo de la Sociedad de la Información. Las dos empresas han sido posibles gracias al despliegue de infraestructuras de banda ancha; además, y no menos importante, ambas son consecuencia de un modelo de Internet basado en la Neutralidad de Red. Modelo que ha permitido que cualquier servicio, contenido u aplicación, por modesto que fuera, compitiera en igualdad de oportunidades con los desarrollados por grandes compañía o incluso por los propietarios de la propia infraestructura de Red. Ésta ha sido sin duda una de las causas que han impulsado la innovación y el desarrollo de Internet.

Aunque Skype no ha dejado de estar en el centro del debate sobre la neutralidad de la Red, durante los últimos meses Netflix  ha comenzado a ser la verdadera preocupación para los proveedores de acceso a Internet (ISP) por el incremento del uso de capacidad de la Red y la excusa perfecta para fijar limitaciones de descarga en sus tarifas de banda ancha”. De hecho, en Canadá Netflix ya está teniendo problemas y se ha visto obligada a reducir el volumen de datos transmitido en su streaming debido a las limitaciones que exigen los proveedores canadienses. Todo se complica si pensamos en el crecimiento exponencial que servicios como Skype, Netflix y otros como Viber pueden tener en dispositivos móviles tanto smarthphone como tablets y las implicaciones que pueden tener para las redes móviles y para el negocio de los operadores. En este sentido, es importante el papel de control que está llevando a cabo la Comisión Europea para garantizar que los operadores no gestionen el tráfico de Internet a su favor con la intención de discriminar a sus competidores.

En pleno proceso de re-invención de su modelo de negocio la noticia de la compra de Microsoft no ha debido ser acogida con alborozo en los cuarteles generales de muchas operadores. Aunque, bien mirado y a tenor de la opinión de algunos analistas, podría haber sido aún peor si, en vez del gigante Redmond, el comprador hubiera sido finalmente Google o Apple.

Ilustración modificada del original de Hatty Lee

La foto oportuna

El pasado mes de febrero Obama se desplazó a San Francisco para cenar con los directivos de las principales empresas de Internet. La foto de la cena fue recogida rápidamente por los principales medios del planeta tanto off line como on line. En política y aún más en EEUU los símbolos y los mensajes son siempre importantes y están estudiados al milímetro. Cuando empieza a percibirse, aunque aún sea de forma leve, cierto grado de reactivación económica, pocos dudan de que en gran medida se debe al cambio de modelo económico que están liderando muchas de las empresas de Internet, representadas en la cena.  Un nuevo modelo económico que ya nadie se atreve a llamar “nueva economía” por miedo a reactivar los fantasmas de la burbuja puntocom. Está evidentemente justificado el encuentro y es, sin lugar a dudas, un acierto de los asesores de Obama.

Entre los asistentes se encontraban Mark Zuckerberg fundador de Facebook; Steve Jobs de Apple, Dick Costolo de Twitter y Eric Schmidt por parte de Google, entre otros. Salvo por  la ausencia de un representante de Microsoft,  en la cena, presidida por Obama, que ha hecho de las nuevas tecnologías bandera de su política económica, se encontraban la flor y nata de Internet. Tal era la importancia del encuentro que, pese al aparente carácter informal, alguno de los asistentes, poco dado al uso de corbata, lucía una para la ocasión. Según las crónicas del encuentro la intención de Obama era pedirles ideas para “consolidar la posición de dominio comercial en la escena internacional con el objetivo de duplicar las exportaciones en los próximos cinco años y apoyar millones de puestos de trabajo en EE UU”.

Mientras que en Europa y más concretamente en España llevamos mas de una década divagando sobre el cambio de modelo económico, en EEUU tienen claro el camino que lleva al futuro. La crisis está acelerando la transformación hacia la economía digital, y Europa está quedando claramente rezagada. Mientras que durante años los país europeos han estado más preocupados por proteger sus respectivos operadores de telecomunicaciones, EEUU ha llevado a cabo una apuesta por una transformación más profunda basada en los servicios y contenidos online. El peso de Europa se ha visto claramente mermado en los últimos cinco años, incluso en el campo de la movilidad en donde presentaba una clara ventaja EEUU se lo ha arrebatado. Todo ello sin mencionar la emergencia de Asia como potencia tecnológica en clara competencia con EEUU.

En España, la Ley de Economía Sostenible (LES) cuyo objetivo inicial era precisamente impulsar un cambio en el modelo económico, ha quedado eclipsada por la polémica entorno a la disposición final segunda conocida como “ley Sinde”. Tal vez, la mejor forma para reactivar el debate sobre una verdadera economía sostenible basada en las nuevas tecnologías sería que el Presidente se reuniera, como hizo Obama con los empresarios españoles de Internet para pedir ideas y sugerencias. Dada la situación, sería una foto más que oportuna, necesaria.