HTML5, la puerta de salida de la App Store

Internet sigue resultando bastante imprevisible y sorprendente.  Cuando parece que todo está escrito, que creemos saber cómo funciona y cómo va a desarrollarse, surge una nueva aplicación, un nuevo servicio o una innovación que por pequeña que parezca puede alterar, en mayor o menor medida, el escenario preestablecido. Así ha sido desde sus comienzos y es de esperar que siga siéndolo.

Las aplicaciones nativas para móviles transformaron el modelo de jardín vallado de los portales móviles que idearon los operadores de telecomunicaciones y que durante casi una década dominaron la web móvil. Con la llegada del iPhone, la Apple Store acabó en pocos meses con los portales WAP.

No cabe duda de que primero los smartphone (liderados por el iPhone)  y posteriormente el iPad impulsaron e hicieron real el acceso a internet móvil, poniendo en valor los contenidos informativos que nunca consiguieron despegar plenamente en el modelo de portal WAP. Los medios online, que necesitaban escapar del dominio de Google, vieron en el iPad la solución a todos sus problemas, lanzándose sin condiciones a los brazos de Apple.

Apple, acorde con su filosofía basada en el control total de sus plataformas, y con el objetivo prioritario de obtener el mayor rédito económico posible, modificó las condiciones referidas a las suscripciones, exigiendo que éstas, incluso procediendo de una vía externa a la propia aplicación, deberían pasar por la Apple Store. Aunque posteriormente, y debido a las presiones, Apple se viera obligada a relajar sus condiciones, algunos desarrolladores y empresas de contenidos tuvieron que buscar alternativas imaginativas para saltarse la App Store y con ello no verse obligados a repartir el 30% de los ingresos, y lo que es más importante, mantener el control y la relación con sus suscriptores.

El que ha llegado más lejos en su estrategia para saltarse la “valla del jardín de la manzana” ha sido el Financial Times, el primer medio en desarrollar una aplicación web basada en HTML5 que, según sus datos, ya utilizan más de 700.000 personas, superando el número de descargas que habían conseguido con la aplicación nativa original.

Atendiendo a las explicaciones técnicas, algunos expertos consideran que HTML 5 es una capa de presentación, no un lenguaje de programación y como tal adolece de ciertas limitaciones frente a las aplicaciones nativas que están pensadas y desarrolladas para el dispositivo en el que actúan y que ofrecen una mejor experiencia al usuario. Pero, como ha ocurrido con anterioridad en Internet, lo que subyace no son solo aspectos técnicos, ni siquiera de negocio, se trata de la naturaleza misma de la Red.

Parece como si el motor que hace evolucionar Internet se sustentara en el conflicto permanente entre las iniciativas que persiguen el control, basadas en modelos cerrados, y la propia inercia de Internet, un ecosistema que siempre propicia innovaciones hacia modelos abiertos y descentralizados.

Nunca sabremos si el mismísimo Steve Jobs, en su personal batalla contra el Flash de Adobe, era consciente de que su apuesta por HTML5 estaba abriendo la puerta de salida del modelo cerrado de la Apple Store.

Comments

  1. says

    Este debate es fascinante, porque creo que hay que verlo con los viejos adagios de que los bits y la información “quieren ser libres”. Y de cómo lo abierto – en el pasado – ha ido derrotando a lo cerrado. Es un momento en el que el estado de internet está en un modo “regresivo” de sus características “abiertas” por varios frentes: por un lado, el regulatorio (la ofensiva para el control, es tremenda, muestra de que internet es realmente un agente de cambio social drástico y, por lo tanto, de la estructura de poder); por otro, la evolución del hardware (sistemas sencillos, pequeños y móviles donde la apertura brilla por su ausencia tanto en el hierro como en el software) y, por último, por el predominio de servicios que están absorbiendo a casi toda la población en servidores únicos y en espacios que no pueden controlar (tanto en lo que se refiere al uso de sus datos, como al interfaz de uso). En la galaxia exterior del mundo “abierto” se trabaja con dificultad: los grandes logros del sw libre para el usuario final están ahogados en la irrelevancia, MySQL con un futuro incierto… Pero, sin embargo, se mueve. Tanto en hardware como en software. En los noventa no había película que no se anunciara con un número de AOL, hoy no se anuncia ninguna sin página de Facebook. Curiosamente, AOL sigue pero ya no es el intermediario de internet. Curiosamente, las películas siguen a pesar de casi cuatro décadas de piratería.

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cinco − 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>